Blog de Psicología
Blog de psicologia
Blog de psicología

Psicología y Felicidad va dirigido a todos aquellos que prefieren crecer a envejecer.
Un blog práctico donde quiero ofrecerte información, recursos y estrategias para ser más feliz,
que al final es de lo que se trata ¿no?

Cómo pedir perdón

Pedir perdón

¿Sabes cómo pedir perdón? Cuando somos pequeños, una de las primeras cosas que nos enseñan nuestros padres es a pedir perdón cuando nos equivocamos, es una regla de educación básica que implica una muestra de respeto hacia la otra persona. Sin embargo, a medida que crecemos nos desprendemos de esta costumbre y nos volvemos cada vez más reacios a disculparnos, al menos de manera sincera y sin que medien los convencionalismos sociales.

como pedir perdon

Esto se debe, en parte, a que comenzamos a percibir el acto de pedir perdón como un signo de debilidad, asumimos que disculparse es sinónimo de derrota y fracaso. Sin embargo, pedir perdón no nos convierte en personas vulnerables ni significa que hemos fracasado, al contrario, saca a relucir nuestra mejor faceta y tiene un impacto muy positivo sobre los demás.

De hecho, pedir perdón es un acto admirable que refleja nuestra capacidad para reconocer los errores y muestra la voluntad de mejorar o reparar el daño causado. Además, disculparse también se convierte en una oportunidad para expresar cuán comprometidos estamos con la otra persona y cuánto significa para nosotros. Sin embargo, a veces las buenas intenciones no son suficientes, es necesario saber cómo pedir perdón.

El primer paso: Evita las disculpas falsas

Hay ocasiones en que las personas se sienten obligadas a pedir perdón debido a la presión social, pero en realidad no lo hacen de manera espontánea, pues no creen haber cometido un error o que exista una razón válida para disculparse, lo hacen por compromiso o por costumbre. En estos casos nos referimos a una disculpa falsa, cuyo guión normalmente implica una explicación de lo ocurrido, pero excluye nuestra cuota de responsabilidad en el asunto. Es decir, nos limitamos a narrar lo que ha sucedido pero no asumimos nuestra culpa, y, por tanto, no pedimos perdón, al menos no en el sentido más literal del término. ¿Esta forma de disculparse es válida?

Una curiosa investigación desarrollada en la Universidad de Cornell ha demostrado que la mayoría de las personas no descubre que se trata de una disculpa falsa, pero todo cambia cuando se trata de alguien con quien tenemos un vínculo emocional muy estrecho. Nuestros padres, pareja o amigos suelen notar que se trata de una disculpa falsa y en ese caso, en vez de hacernos perdonar, solo lograríamos empeorar aún más la situación añadiendo un sentimiento de desconfianza y haciendo patente nuestra reticencia a comprometernos.

Por eso, el primer paso para pedir perdón consiste en evitar las disculpas falsas y asumir nuestra cuota de responsabilidad en el asunto. De hecho, otro estudio realizado en la Universidad George Mason descubrió que la sinceridad a la hora de disculparse, así como la empatía y la responsabilidad, eran los tres factores fundamentales para que los integrantes de una pareja no solo perdonasen al otro sino que hicieran borrón y cuenta nueva, dejando atrás el error. Si damos una disculpa sincera, ya habremos recorrido la mitad del camino hacia el perdón.

El segundo paso: Deja que las emociones fluyan

pedir perdonA veces pensamos que realmente no vale la pena disculparse, ya sea porque consideramos que nuestro error fue insignificante o porque fue tan grande que nada podrá remediarlo. Sin embargo, en realidad nuestro peor error será no pedir perdón porque mientras más grave haya sido nuestro comportamiento, más necesitará la otra persona que nos disculpemos.

No obstante, explicar lo que sucedió, aceptar nuestra responsabilidad y afirmar que no volverá a ocurrir a menudo no es suficiente. Una disculpa sincera, sobre todo si va dirigida a una persona que estimamos, es aquella en la que expresamos nuestro sentir. Eso significa que debemos mostrar cómo nos sentimos. Si te sientes triste, avergonzado o confundido, simplemente dilo.

También es importante que seas capaz de ponerte en el lugar del otro, que seas empático y comprendas por un momento cómo se ha sentido esa persona a raíz de tu comportamiento. De esta forma podrás elaborar una disculpa que realmente pueda llenar el vacío provocado.

En realidad, dejar que las emociones afloren sin que nos desborden es la parte más complicada de pedir perdón porque en ese momento desnudamos nuestro “yo”, reconocemos que nos hemos equivocado y podemos sentirnos vulnerables. Sin embargo, a través de ese acto también crecemos como personas y nos liberamos del peso que llevábamos encima, de esa molesta sensación de culpa que usualmente no nos deja avanzar.

Estos son los detalles que no debes olvidar al pedir perdón

  • Brinda una disculpa clara. En materia de relaciones humanas no hay nada escrito, hay personas a las que les basta un abrazo para perdonar, mientras que otras necesitan escuchar una disculpa en toda regla. En esos casos, es fundamental que te ciñas a lo ocurrido, no te vayas por las ramas, sé conciso y expresa claramente lo que sientes. Por ejemplo, si has olvidado vuestro aniversario puedes comenzar diciendo: “siento mucho lo ocurrido, sé que he olvidado nuestro aniversario”.
  • Expresa tu arrepentimiento. A veces, contar la cadena de sucesos que nos ha llevado a cometer el error puede ser interpretado como una excusa y no como una disculpa. Por eso es mejor que digas cómo te sientes. Un simple: “me siento muy mal por lo ocurrido, estaba tan ocupado/a en el trabajo que olvidé la fecha”, puede bastar.
  • Muestra empatía. De esta manera le demuestras a la persona que es importante para ti, que no lo has hecho a propósito y que comprendes lo que está sintiendo. Siguiendo con el ejemplo de la pareja, puedes decir: “sé que nuestro aniversario es muy importante para ti y comprendo que te sientas enojado/a, triste o frustrado/a”.
  • Brinda una solución. Además de pedir perdón, si tu error se puede solucionar, brinda un camino alternativo. No puedes volver el calendario atrás y recuperar el día de vuestro aniversario pero puedes organizar una cena romántica el próximo fin de semana. De esta manera le demuestras a la otra persona que realmente sientes lo ocurrido y que deseas remediarlo.

Referencias Bibliográficas:

Volkmann, J.R. (2010) A longitudinal analysis of the forgiveness process in romantic relationships. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering; 70: 7274.

Risen, J. L. & Gilovich, T. (2007) Target and Observer Differences in the Acceptance of Questionable Apologies. Journal of Personality and Social Psychology; 92(3): 418–433.

Publicado en las categorías Relaciones sociales

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(6 votos, promedio: 4,33 de 5)
Cargando…
Recibe nuevos artículos en tu email

Si te ha gustado nuestro Blog puedes recibir cómodamente en tu correo nuestros nuevos artículos, llenos de ideas y recursos para sentirte bien.


 

2 comentarios en Cómo pedir perdón

  1. MARIO

    EXELENTE VERSIÓN DEL PERDÓN….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + Trece =

El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.