Fobias: Cuando el miedo es irracional y limitante

Si sientes un miedo intenso o irracional ante determinados objetos o situaciones, debes saber que no estás solo/a, las fobias son uno de los trastornos psicológicos más extendidos en el mundo. De hecho, se estima que una de cada diez personas sufre algún tipo de fobia. Solo en España, el 3,5% de la población padece alguna fobia específica, un problema más frecuente en las mujeres.

Son comunes la claustrofobia (miedo a los espacios cerrados), y la aerofobia (miedo a volar), también las fobias a los animales están muy difundidas. Curiosamente, en los hombres suelen ser más común la hematofobia (miedo a la sangre) y la dentofobia (fobia al dentista).

cómo se supera una fobia

¿Qué es una fobia?

Las fobias son un miedo intenso y desproporcionado que no se corresponde con el peligro real que representa el objeto o situación. En la práctica, se trata de una respuesta exagerada de miedo que a la persona le resulta difícil o imposible controlar.

Existen diferentes fobias:  a las alturas, a los animales, al agua, a la oscuridad o incluso a tragar. Si padeces una fobia, lo usual es que experimentes una gran ansiedad cuando te encuentres ante el objeto o la situación fóbica, a pesar de que eres consciente de que no representa un peligro real para tu vida. Sin embargo, en algunos casos esa angustia puede ser tan grande que termina provocando un ataque de pánico.

Las fobias normalmente aparecen en la adolescencia y la juventud, aunque también son frecuentes en la tercera edad.

Tipos de fobias y sus síntomas

Las personas que padecen fobias específicas, a un estímulo concreto, como  por ejemplo, el miedo a los animales, son más propensas a mostrar una activación del sistema nervioso simpático, es decir, tienen una reacción de lucha o huida.

fobia

En cambio, quienes sufren fobias situacionales, a una situación,  como el miedo a la sangre o al dentista, suelen presentar una respuesta vasovagal muy intensa que se caracteriza por un aumento de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial, seguida por un descenso brusco de ambos parámetros, lo cual causa una sensación de desvanecimiento que puede terminar en desmayo.

Los síntomas anteriores  se acompañan de otras manifestaciones:

     Ideas o pensamientos catastrofistas relacionados con el objeto o la situación fóbica. Por ejemplo, puedes pensar que no podrás respirar si no sales inmediatamente de ese espacio cerrado o que si ese animal se acerca más a ti te atacará. Esos pensamientos pueden aparecer solo cuando te expones a la situación que te atemoriza o, al contrario, pueden ser permanentes, en cuyo caso se hace referencia a ideas obsesivas.

     Ansiedad y miedo intenso y generalizado que no se corresponden con un peligro real. Por ejemplo, puedes sentir que estás a punto de desfallecer porque tienes que hablar ante un grupo de personas, o la mera idea de tomar un avión te genera un gran nerviosismo.

     Sensación de malestar, angustia y/o vergüenza provocada por el miedo que experimentas ya que eres consciente de que se trata de un temor irracional, pero aún así no puedes controlarlo.

     Manifestaciones somáticas como el aumento del ritmo cardíaco, la tensión arterial, la frecuencia respiratoria y la tensión muscular. También puedes tener temblores, náuseas, sudoración excesiva, mareos, debilidad en brazos y piernas, falta de aire, sensación de opresión en el pecho y visión borrosa.

     Evitación del objeto o la situación fóbica. Intentas evitar las situaciones que te hace sentir mal, hasta el punto que descuidas asuntos importantes solo para no volver a sentir ese miedo.

¿Por qué aparecen las fobias?

La mayoría de las fobias están causadas por la huella que ha dejado un evento traumático, ya provenga de la niñez, la adolescencia o incluso la adultez. De hecho, muchas de las personas que padecen zoofobia han sido víctimas del ataque de un animal y muchos de quienes sufren claustrofobia se han quedado atrapados alguna vez en un ascensor o en una habitación pequeña sin poder salir.

Estas experiencias se han quedado grabadas profundamente en el cerebro, así como las sensaciones negativas que se vivieron, por lo que cuando la persona vuelve a exponerse a situaciones similares, revive esas sensaciones, amplificadas por el miedo.

No obstante, la causa de las fobias no siempre se encuentra en una vivencia personal. Algunas personas, sobre todo si son muy sensibles, pueden quedar psicológicamente afectadas si han sido testigos de un accidente ajeno, o incluso por una noticia impactante.

hipnosis para fobias

Las fobias también pueden ser el resultado de determinadas creencias transmitidas durante la infancia y la adolescencia, generalmente por los padres. Por ejemplo, si un niño ha crecido pensando que es necesario mantenerse en un segundo plano y que no debe llamar la atención, puede desarrollar eritrofobia  (miedo a sonrojarse) o fobia a hablar en público. De hecho, determinados factores sociales aumentan las probabilidades de padecer una fobia, como la sobreprotección de los padres, el maltrato físico y el abuso sexual.

Tener una historia personal o familiar de fobias específicas o de trastornos de ansiedad también puede aumentar la vulnerabilidad de una persona a desarrollar un trastorno fóbico.

De hecho, existe una vulnerabilidad biológica determinada por la herencia. En este sentido, una investigación realizada en la Universidad de la Mancomunidad de Virginia y publicada en la revista Psychological Medicine analizó la influencia de la herencia en diferentes fobias en 854 gemelos. Los resultados desvelaron que un 47% de las personas heredó la zoofobia mientras que un 46% heredó las fobias situacionales.

En realidad, no se trata de que exista un gen de la fobia, pero estas personas pueden heredar un sistema nervioso autónomo más lábil e inestable, que aumenta sus probabilidades de desarrollar una fobia específica. A esto se le suma que normalmente los padres transmiten ese miedo a través de la crianza.

Las consecuencias de las fobias

Cuando la fobia es intensa, puede afectar considerablemente tu calidad de vida, sobre todo si comienzas a evitar las situaciones que te causan miedo, ya que cada vez te moverás en un espacio más limitado.

cómo se supera una fobia

Como resultado, tus relaciones interpersonales terminan viéndose afectadas, pues es probable que tu miedo limite tu vida social, como por ejemplo en casos graves de fobia a los perros, la persona puede llegar a evitar los parques o visitar a amigos que tengan perros.

Muchas fobias también impactan negativamente en la salud. Quienes padecen odontofobia o hemofobia, por ejemplo, suelen posponer constantemente la visita al médico o el dentista, de manera que cuando solicitan ayuda sus problemas de salud son mucho más graves.

El ámbito profesional también se puede ver afectado seriamente, sobre todo cuando la persona fóbica comienza a desatender sus obligaciones laborales para evitar la situación temida. De hecho, la fobia a hablar en público puede ser muy limitante, ya que impide exponer los puntos de vista propios con suficiente claridad y confianza.

Desde el punto de vista psicológico, las consecuencias de las fobias también pueden llegar a ser importantes. A menudo, quien la padece comprende que su miedo es irracional, pero no puede controlarlo, lo cual le genera una gran frustración y hace que pierda la confianza en sí mismo y la autoestima.

Los demás no suelen ayudar, pues no suelen comprender las fobias de los demás, y pueden enviar mensajes negativos sobre que lo que le pasa al fóbico es “una tontería”, lo cual crea en la persona fóbica una sensación de frustración e incomprensión.

Cómo superar una fobia con nuestro tratamiento psicológico

En El Prado Psicólogos sabemos cómo ayudarte a superar la fobia. Apostamos por una psicoterapia breve, para que puedas notar los progresos rápidamente, y aplicamos diferentes técnicas cuya eficacia ha sido comprobada científicamente:

     Hipnosis. La hipnosis es una técnica muy rápida y eficaz en el tratamiento de las fobias. A través de la hipnosis accedemos a tu inconsciente, a esos recuerdos, sensaciones y pensamientos que han causado la fobia o siguen alimentándola. Cuando detectamos esas creencias limitantes, colocamos en su lugar otras ideas para que te ayudarán a recuperar el control. Combinando la exposición en imaginación con el estado de hipnosis conseguimos descondicionar la ansiedad al estímulo fóbico, pudiendo condicionar  en la mente del paciente un estado de relajación en lugar de ansiedad a la situación fóbica o el estímulo fóbico temido.

     EMDR. Si en la base de la fobia se encuentra un trauma, con esta técnica te ayudamos a re-procesar esa experiencia. El objetivo es disminuir su impacto emocional negativo, para que puedas pasar página y seguir adelante.

     EFT. Esta técnica, basada en la estimulación de determinados puntos de acupuntura, es muy eficaz para que liberes las emociones y sensaciones negativas asociadas a la fobia. De esta forma logramos aliviar tu malestar.

   Relajación. El miedo genera una serie de cambios físicos que solo sirven para incrementar la ansiedad. Te enseñamos a identificar esas señales, para que aprendas a relajarte a tiempo y puedas evitar los ataques de pánico.

     Visualización. La imaginación es una herramienta muy poderosa, por lo que podemos utilizarla para que aprendas a lidiar con las situaciones que te atemorizan. Con la visualización tendrás el control en todo momento, de manera que podrás superar la fobia paso a paso y sin experimentar demasiada ansiedad.

¿Qué conseguirás con nuestro tratamiento?

Con nuestro tratamiento para las fobias lograrás:

     Superar el miedo que tanta ansiedad y angustia te provoca.

     Ganar autoconfianza y recuperar el control de tu vida.

     Aprender técnicas de autocontrol y manejo del estrés que podrás aplicar a diferentes situaciones cotidianas.

Afortunadamente, en general, las fobias específicas y situacionales son, dentro de la psicología, uno de los problemas más sencillos y rápidos de solucionar. Podemos decir, que cuanto más específica es una fobia, más fácil  es de tratar, aunque todas las fobias pueden tratarse, obtendremos unos resultados más rápidos en fobias más concretas.

Tratamos todo tipo de fobias, pero las más comunes son:

Tarifas

Si lo deseas podemos realizar una primera entrevista informativa gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

El precio de cada consulta psicológica es de 80 euros. Ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 345 euros (69 euros por sesión).

Profesionales especializados en el tratamiento de las fobias

En el Prado Psicólogos, obtendrás confidencialidad y experiencia. Nuestra pasión por el rtato humano nos obliga a ofrecer un tratamiento único. Somos expertos en las terapias más vanguardistas gracias a nuestra pasión por la psicología y trato humano .

Conoce a los terapeutas que están a tu disposición para ayudarte a superar tus miedos. Tienen una amplia experiencia en el tratamiento de fobias.

Solicita una entrevista psicológica gratuita con uno de nuestros psicólogos

Conócenos hoy. Pide tu primera entrevista gratuita, sin coste y sin compromiso. Rellena el siguiente formulario o llama al 91 429 9313. Te esperamos.

Nombre *

Email *

Ciudad

Teléfono

Tus datos personales están seguros con nosotros, nunca serán cedidos a terceros.

Mensaje

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(38 votos, promedio: 4,76 de 5)
Cargando…
El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.