Testimonios

Pongo esta opinión con la confianza de que, si alguien se encuentra perdido en estos momentos y está dudando de si acudir a terapia, este comentario pueda ayudarle a tomar el impulso.

Hace algo más de un año me di cuenta de que no estaba disfrutando de las posibilidades que la vida me daba al 100%. Con solo 27 años, llevaba 8 sin ser capaz de coger un avión, de montar en el metro, de poder ir al cine o disfrutar de una obra de teatro. La palabra NO regía mi conducta de forma automática, y la enfermedad de la ANSIEDAD se estaba apoderando de todas las situaciones que vivía, de mis pensamientos, de cualquier sueño. Pero entonces, llegó ANA MARÍA EGIDO, y supo entablar directamente un diálogo con esa parte que yo misma no podía controlar de mí. No puedo describir con palabras la persona tan diferente que soy de esa primera sesión, en la que solo hablaba mi llanto por no entender qué me sucedía, a la último del fin de semana pasado, en la que pude enseñarle una fotografía y decir: Mira, Ana, en mis vacaciones, subida en un barco! LLevo un año iniciando un camino de autoconomiento acompañada de una verdadera profesional, que jamás ha juzgado un comportamiento, que jamás ha reprochado una actitud, y que ha sabido abrazar a la parte de niña que se quedó atrapada dentro de mí, de conversar con la parte de adolescente que a veces da vueltas por mi alma, y de convertir a mi parte adulta en la guardiana y cuidadora de mi pasado, para aprender a llevarlo conmigo con cariño y permitirme disfrutar del presente. La felicidad que nace desde mi interior es gracias a haber decidido que el destino me encontrara con una psicóloga que desde la empatía, la profesionalidad, el respeto y técnicas novedosas como EMDR o HIMNOSIS me haya tendido una mano para salir de un túnel en el que estaba atrapada, y en el que me había resignado a vivir.

Gracias por ayudarme a conectar con todos los detalles de la vida que la convierten en maravillosa. Gracias, gracias, gracias.

Rosa

Desde hace bastante tiempo, he ido desarrollando una cierta fobia a hablar en público. Por mi cuenta he buscado información al respecto y la situación, si bien ha mejorado, aún persiste, por lo que decidí acudir a un psicólogo.
La página de este Centro me pareció que ofrecía trasparencia e información accesible y bastante completa, por lo que solicité una cita. Rápidamente me la dieron, dirigiéndome a la calle Cervantes. El espacio allí es pequeño, pero resulta cálido y agradable.
La psicóloga asignada fue María Saavedra, cuyo currículum también figura en la página. Desde un principio su trato y su forma de expresión hacen que se genere una empatía mutua. Escucha lo que le dices y lejos de recomendar una terapia que funcione con carácter general, se ciñe a tus necesidades. En mi caso fue con EMDR y 5 sesiones que se ajustaba perfectamente a mi idea de tratamiento y al tiempo y coste que pensaba utilizar en el mismo. Para hablar de pensamientos, sensaciones y conductas, se necesita un clima de cercanía y de confianza que María consigue crear. Destaca su profesionalidad al aplicar la técnica, informándote de lo que se pretende hacer y resolviendo todas las dudas que van surgiendo, lo que facilita el buen resultado de la misma y también se aprecia que es una persona que se preocupa por los demás, mirando un poco más allá de lo que se observa de forma objetiva y ofreciendo recomendaciones que te ayuden a mejorar como persona.
Ahora parece posible llevar a cabo aquello de dejar los miedos que ocupan el lugar de los sueños. Saludos

LLevaba diez años de terapias, con dos psicólogas distintas y un psiquiatra para medicarme porque, tras varios sucesos personales y familiares graves, tenía depresión, ideas de suicidio, mucha tristeza y sobre todo ninguna ilusión ni motivación. Lo cierto, es que fui con pocas esperanzas y con mucho miedo de que el duelo sin resolver se hubiese hecho crónico y ya, no volver a ser feliz. Pero lo cierto, es que me atendió Maria Saavedra y desde el primer momento me sentí muy cómoda y empática y pensé ,que podría haber esperanza, que María era distinta; que no solo iba a hablar conmigo, sino que iba a hacer distintas terapias o técnicas que me explicó y sonaban lógicas. Así, que nos pusimos manos a la obra y milagrosamente tras diez sesiones estoy dada de alta. ¡¡Vuelvo a tener ilusiones y ganas de futuro, algo que no había sentido en diez años!!!
Para María nunca tendré palabras suficientes de agradecimiento, lo que dijera quedaría corto, pero solo puedo decir que además de una grandísima profesional, como avala su cv, es todavía si cabe mejor persona: por su cariño, su respeto, por su saber hacer, por su implicación,…. por todo ello,  GRACIAS Y HASTA SIEMPRE, MARíA.

También quiero agradecer y comentar el trabajo de Javier , el psiquiatra. LLegué a él derivado por María y no me pudo gustar más su consulta. En otras ocasiones que había acudido a psiquiatría, prácticamente ni hablaron conmigo, se limitaron a darme en 5 min la medicación que fuera y punto. Con Javier todo fue distinto. De entrada me hizo una buena historia clínica, tanto personal como familiar, preocupándose no solo del tema de la depresión y apatía, sino también del resto, como es mi epilepsia. Tras hablar, anotar y pensar, me explicó todo, me mandó la medicación y no sé cuántas veces me preguntó si tenía cualquier duda, algo más que quisiera comentarle… Pero por si no fuera poco, al terminar la consulta me dio una tarjeta con su número de teléfono fijo, móvil y email,  para que le escribiera o llamara lo que necesitara. Médicos como él ya no existen y no puedo estar más agradecida. ¡¡GRACIAS JAVIER, ERES ÚNICO. HASTA SIEMPRE!!

Somos una pareja y fuimos a terapia en El Prado Psicólogos por un problema en nuestra relación. Allí encontramos a Irene Gómez, qué nos ayudó a superar nuestros conflictos. Estamos muy contentos de haber elegido esta opción. El método utilizado nos encantó, aunque al principio nos creaba alguna duda. En la actualidad pensamos que fue una decisión acertada. Además, estamos muy agradecidos por el trato y atención con los que nos recibió Irene, que siempre fue exquisito. Recomendamos al 100% la terapia en este centro.

Desde hacía varios meses/año no me reconocía. Estaba triste, malhumorada y muy perdida, ya que no entendía por qué había llegado a esa situación si en teoría todo me iba bien en la vida. Siendo consciente de que algo no andaba bien en mí y dado que no podía solucionarlo por mis propios medios, y a raíz de una serie de acontecimientos negativos, me decidí a buscar ayuda externa.

Después de mucho indagar en google encontré El Prado Psicólogos, me animó ver que este lugar contaba con las calificaciones más altas y con testimonios veraces que incitaban a ir a probar. Decidí ir a la primera cita, que además era gratuita. Llegué totalmente histérica, intentando averiguar cuál era el motivo de estar sumida en tanta tristeza dado que imaginé que me preguntarían eso nada más entrar. Me atendió ROSA. Después de una hora y pico (más tiempo del permitido) sentí mucha tranquilidad y, aunque aún tenía muchísimas preguntas, me di cuenta de que iba a ser capaz de superarlo y salir para adelante con mucho trabajo pero sobre todo con su ayuda. Ya en la primera cita, Rosa apuntaló varios detalles clave en mi vida que me hicieron pensar muchísimo y también darme cuenta de cosas que me afectaban sin ni siquiera ser consciente de ello. Semana tras semana y sesión tras sesión, a pesar de salir mentalmente agotada, era emocionante ya que siempre aprendía algo nuevo sobre mí, sobre lo que me pasa, y a través de ejercicios y claves que me daba, conseguí superar y combatir mis problemas desde la raíz y, lo que era aún más difícil, dar con el quiz del por qué había llegado a esa situación.

Estoy profundamente agradecida a Rosa ya que gracias a su profesionalidad, paciencia, motivación, tranquilidad, empatía, cariño y delicadeza he conseguido en poco tiempo (menos del que me hubiera gustado ya que me he mudado de país) recuperar la alegría, dejar a un lado esa tristeza nada característica en mí, mejorar mi autoestima, conocerme, desarrollar una serie de estrategias/mecanismos para utilizar en caso de dificultades y sobre todo, tener ilusión y tranquilidad frente a nuevos retos como el que ahora afronto. Recomiendo totalmente esta experiencia con Rosa, es inimaginable lo mucho que puedes crecer personalmente en cada una de sus sesiones.

Gracias Rosa.

Hace tres meses decidí acudir a El Prado Psicólogos con mis problemas a cuestas y con una actitud negativa desde hacía ya bastantes años… Una tendencia a sentir y pensar negativamente en la mayoría de las veces, y eso me paralizaba en mis actuaciones y decisiones. No estaba satisfecha con mi vida en general, sobre todo social.

En el instituto sufrí varias situaciones de bullying social lo que despertó en mi poca seguridad y miedo. Después fui a la universidad e hice vida nueva, pero siempre sentía mucha inseguridad y miedo. Estuve yendo a varios psicólogos y no logré conseguir cambios al respecto.

Después empecé a trabajar y fui consciente de que esa inseguridad y esos miedos me afectaban mucho día a día en el desarrollo del trabajo, por lo que decidí buscar de nuevo ayuda. Gracias a los comentarios de los demás me decanté por acudir a psicólogos El Prado, y no me arrepiento de haberlo hecho.

A día de hoy, gracias a Ana, me siento muy bien conmigo misma y con la gente de mi alrededor. Con la terapia EMDR, en solo tres meses he logrado superar casi todos los miedos y la inseguridad en mi misma. Puedo decir que ha sido la mejor inversión que he hecho en mi vida. Me siento capaz de hacer muchas cosas que antes para mi eran imposibles de hacer con total seguridad. Nunca pensé que me pudiera sentir tan bien. Muchas gracias por tu ayuda Ana.

Nunca me había planteado acudir a un psicólogo, pero tras verme atascada en una situación difícil, me di cuenta de que necesitaba ayuda.
Me recibió Ana, y desde el primer momento hubo entendimiento entre nosotras . Así, que decidí comenzar terapia con ella.
Desde el principio empezamos a trabajar con E.M.D.R. Era algo totalmente desconocido para mí, pero confié en el proceso y los resultandos han sido milagrosos.
Ya desde las primeras sesiones noté una gran mejoría y lo que parecía imposible que sucediera, sucedió.
Mi vida ha mejorado mucho desde entonces, he aprendido a confiar más en mí misma, a entender y manejar emociones y a disfrutar de todas las cosas buenas que están ahi fuera.
Eternamente agradecida.

Tengo la creencia de que si buscamos algo, hacemos lo posible para atraerlo con nuestros pensamientos ; así, que pienso que la vida me puso a Ana María para que aunque lo que en principio parecía que era superar una mala situación temporal, me ha supuesto conocerme mucho más a mí misma y dejarme fluir, o al menos estar en el camino de ello. Me sorprendió muchísimo la rapidez con la que he ido viendo los cambios en mi vida y he vuelto a sentirme bien. La conclusión es que reduce mucho un sufrimiento innecesario y aumentado el conocimiento de uno mismo mejorando la autoestima y el amor propio. Me alegro muchísimo de haber acudido, ya que al principio no me atrevía porque era cómo asumir que algo no iba bien y, no es eso; esto es darte una oportunidad de ser mejor persona, de conocerte mejor, de crecer , de superarte y en definitiva, te enseña a vivir la vida disfrutando lo bueno y viviendo lo malo. Es lo que nos hace crecer como personas. Me alegro mucho Ana María que la vida te haya puesto en mi camino porque no creo que pudiera haber sido igual con otra terapeuta.

Tras un tiempo meditándolo, adopté la decisión de acudir al centro para superar una experiencia traumática que tuve en los últimos meses. Decidí hacer terapia con Mónica, gracias a las buenas referencias que tenía de ella.
Mónica transmite mucha serenidad, confianza y seguridad, lo cual ayuda de manera definitiva a confiar plenamente en la terapia.
Con Mónica aprendí a desentrañar mis emociones, sentimientos y pensamientos; técnicas de relajación; a superar ansiedades y miedos irracionales; a confiar más en mí mismo; en definitiva, a sentirme mejor y superar traumas pasados.

Llevaba tiempo barajando la idea de iniciar una terapia, pero lo iba dejando. Tenía otras prioridades. Hasta que, tras atravesar una ruptura sentimental muy traumática, acudí a El Prado Psicólogos por una consulta puntual. La confianza, el interés y el apoyo que me brindó Irene Gómez ya desde el primer día permitió que dicha ayuda puntual derivase en una guía y tratamiento para el duelo que me ha hecho avanzar en pocos meses mucho más de lo que hubiera imaginado al principio. Me alegro enormemente de haberme aventurado a probar suerte con ellos. El trato es exquisito y me proporcionan todas las facilidades para atenderme desde la distancia cuando por motivos de trabajo no puedo acudir presencialmente. Aunque aún queda trabajo por delante, a día de hoy puedo decir que he recuperado las riendas de mi vida y la sonrisa genuina, y me entusiasma la idea de seguir creciendo, fortaleciéndome y conociéndome a mí mismo con la ayuda de Irene.

Hace un par meses acudí al centro por problemas de ansiedad, estrés y baja autoestima, para poder enfrentarme de la mejor forma posible a los últimos exámenes de mi oposición y, en sí, a la oposición misma dado el grado de competitividad que hay en estos ambientes. Hoy ya puedo decir que he conseguido mi plaza y es algo que, en parte, tengo que agradecer enormemente a Irene Gómez.

Gracias a la hipnosis y el EMDR de un estado inseguro, angustioso, perfeccionista y negativo que incluso llegaba a afectarme a la salud pasé a la tranquilidad, a la positividad, a la confianza, a tener fe en mí. Desde el primer día empecé a notar los efectos de estas técnicas.

Muchas gracias por todo Irene, tener tu apoyo y tu ayuda ha sido esencial para llegar a mi objetivo. Todo lo que me has enseñado me está ayudando muchísimo y, al final, hubiera aprobado o no, lo importante era estar tranquilo dentro de las circunstancias con lo que tuviera que venir, sin pasarlo mal innecesariamente.

Después de pasar varios años de mi vida teniendo miedo a hablar en público, decidí buscar ayuda en El Prado Psicologos. Allí conocí a Mónica, mi  terapeuta, a la que he cogido un gran cariño y admiración puesto que ha sido  capaz de ayudarme a superar mi fobia y a enfrentarme a situaciones que nunca  habría imaginado. Una gran profesional que transmite mucha paz y  positividad. 

Acudí a El Prado Psicólogos para que me ayudaran a controlar una serie de adiciones que estaban afectando a mi vida personal y profesional.
Gracias a la ayuda de Irene Gomez Santos he abandonado esos comportamientos y he conseguido recuperar mi estabilidad emocional, familiar y laboral.
Muchas gracias por vuestra dedicación y profesionalidad. 

Yo empecé hace muy poco tiempo con la psicóloga Patricia Valseca y, a día de hoy, sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ella y hacia el centro.
Patricia me está ayudando a poner nombre a emociones que tenía y me está aportando respuestas a problemas que tenía y tengo.
Me hubiera gustado conocer y contactar antes con El Prado Psicólogos.
Gracias Patricia por tu comprensión conmigo y por entender la complejidad de hablar según de qué temas y por darme mi espacio.

Acudí a El Prado porque me encontraba francamente mal,vacío, con muchos miedos, baja autoestima, sentimiento de culpa y necesitaba ayuda. Me trató la terapeuta Irene Gomez. Desde el primer momento, sentí que su compromiso era total. Al cabo de dos meses empecé a sentir una enorme mejoría, un alivio muy importante y ahora, me encuentro mucho mejor. Estoy muy satisfecho de haber dado con Irene, me ayudó mucho. Te da mucha confianza y es muy profesional y honrada en su trabajo. 

Buenas,

Comencé hace más de un año una pesadilla que ahora mismo están tratando como fatiga crónica pero sin confirmar un diagnóstico debido a la dificultad de considerarlo como tal. Estuve en tratamiento psicológico por la Seguridad Social y a la vez comencé un tratamiento en este centro con Rita Alonso. El tema es que a día de hoy aun no tengo diagnostico definido, pero el psicólogo de la Seguridad Social ha tirado la toalla y me ha dicho que no sabe como ayudarme. Sin embargo, el trabajo realizado con Rita Alonso me ha ayudado y me está ayudando mucho….de no ser así estaría a la deriva.

Recomiendo a las personas que puedan sentirse como yo, desamparadas por ciertos especialistas, a venir a este centro para encontrar la ayuda necesaria.

Saludos.

SI SE PUEDE

Nunca lo olvides. Cuando reúnas fuerza, ganas,  dilatadores, constancia y sepas relajarte DE VERDAD, se habrán acabado los meses o años de frustración creyendo que tú eras diferente a las demás. Si tienes un buen profesional ayudándote en el camino, el camino será mucho más corto, de verdad.

Soy una chica de 26 años que acaba de superar el terrible mal trago de “tener vaginismo”. Diez años después del primer intento y miles de veces después de no saber cómo lograrlo.

Relato brevemente mi experiencia, por si pudiera ayudar a alguien.

Comencé mis primeros encuentros sexuales con 16 años. No he recibido ninguna educación estricta, ni tenía miedo a quedarme embarazada. Pero algo me daba miedo y en mi caso, creo que ese era el posible DOLOR que pudiera causarme. Así que puedo decir que durante 10 años he antepuesto los miedos, las PRE-OCUPACIONES. Una pérdida de tiempo ahora que lo veo con perspectiva. Preocuparte no vale para nada, no podemos controlar lo que va a venir, ni sufrir antes de que llegue algo nuevo.

Con 16 y 17 años tuve algún intento de penetración frustrado por la contracción interna de mis músculos. Lo que mi cabeza decía en esos momentos era DOLOR, era MIEDO. Y así jamás podrás superarlo, me digo a mi yo de hace 10 años.

Durante estos años, acabé desistiendo. E incluso llegué a perder el deseo. Hace 3 años acudí a una especialista y me compré dilatadores (POR FAVOR, ALTAMENTE RECOMENDABLE). Funcionó. Pero nunca NUNCA pierdas el hábito, la rutina. Si mi pack de dilatadores eran 6, me estanqué en el 4. Los dilatadores ayudan MUCHO, son una parte importante para superarlo.

Ante la frustración de no sentirme cómoda con el tamaño del dilatador 4, volví a abandonar y desistí de nuevo.

Hace 6 meses, acudí a Prados Psicólogos, y con la ayuda de María, una excelente profesional y mejor persona, me enseñó cómo relajar de verdad mis músculos, como aprender a imaginarme un sitio libre de presiones, de relajación absoluta. Como saber relajar cada musculo de tu cuerpo. Retomé mis dilatadores, y trabajé TODOS LOS DÍAS con ellos. No lo dejes. Insiste, esfuérzate, oblígate. Leí mucho sobre sexualidad, anatomía, exploré mi cuerpo.

Y tras 6 meses de sesiones, VOILÀ. Relajación, excitación, deseo, esfuerzo, ganas de superación. Lo logré. Colócate en posición superior en los primeros momentos, te ayudará a calcular por ti misma lo que quieres y lo que no, la posición, el ritmo. Y deja la mente en blanco y ¡A DISFRUTAR!

Consejo: estar cómoda con cada dilatador antes de pasar al siguiente, conocer tu cuerpo muy bien y después, cuando ya hayas logrado sentirte cómoda con un dilatador del tamaño similar al de un pene normal, puedes pasar a jugar con tu pareja con el dilatador o directamente, probar la penetración vaginal.

¡Animo, si se puede! Cuando lo superes, incluso, llegarás a reirte por la cantidad de tiempo que has desperdiciado, y no has podido disfrutar.

Fueron mis padres los que encontraron El Prado psicólogos cuando les transmití mi necesidad de atención profesional por un problema de autoestima y con la comida. Desde el primer momento me sentí escuchada y note mejoría en manos de Maria Jiménez, la cual ha sabido no solo ayudarme con los problemas por los que acudía, sino tambien a conocerme mucho mejor a mí misma. Me ha cambiado la forma de ver la vida.
Muchísimas gracias por todo.

Acudí a la clínica porque me encontraba mal, triste, con apatía… y a pesar de que la gente de mi alrededor no consideraban que tuviera motivos para estar así, yo necesitaba encontrar una respuesta a mi estado emocional y por supuesto una solución.
Gracias a las sesiones de terapia con Pilar ahora me encuentro muchísimo mejor. Me ayudó a entender qué era lo que me hacía sentir tan mal, así como a controlarlo y a intentar ser más feliz estando en contacto con las cosas que realmente me satisfacen. Ha sido sin duda un acierto el haber acudido a este centro y sobre todo el haber estado en manos de Pilar.

Acudí a esta consulta por problemas que si bien creía olvidados volvieron a resurgir a partir de problemas personales. Decidí solucionar el problema de una vez y me puse en contacto con este gabinete, en la primera consulta ya me dieron muchas esperanzas de que mi problema tenía solución y efectivamente la tuvo, en ese problema y en la manera de afrontar otros muchos otros. Agradezco profundamente a María, mi psicóloga, la ayuda facilitada y la total resolución del problema. Su profesionalidad y buen hacer es totalmente excelente.

Javier

Jamás pensé que mi problema tuviera solución, es más, ni pensé que tuviera un problema. Yo no necesitaba un psicólogo, pensaba. Tan solo había algo que me incomodaba ocasionalmente, una fobia, pero claro, desde hacía 40 años. Evidentemente si que tenía un problema.
Después de vivir de nuevo una situación paralizante, me decidí a buscar una solución y encontré El Prado Psicólogos, ahí conocí y me trató Rita. Un acierto absoluto.
Tan solo unas pocas sesiones después charlando con ella, donde me fue dirigiendo para que yo mismo descubriera mi problema fueron suficientes. Increíble después de tantos años. La de situaciones que había evitado y me había perdido.
La profesionalidad de Rita, la comprensión de mi problema, su cercanía, las técnicas utilizadas, fueron las adecuadas.
No me resulta fácil encontrar palabras para transmitir mi enorme y eterno agradecimiento.. Solamente uno mismo lo sabe, valora y aprecia.
Disfruto situaciones que antes evitaba. Es indescriptible. Muchas gracias Rita por tu ayuda.

Carlos

Cuando llegué a esta consulta de psicología no sabía muy bien ni que estaba haciendo allí. Tenía un problema derivado de otros muchos y siempre había podido manejarlo por mí misma, hasta que llegó un momento que vi que se me escapaba de las manos. Tenía problemas en mi por entonces trabajo, problemas en casa con mi pareja, y la autoestima muy baja, lo que me llevó a beber más de lo normal. María Jiménez fue mi psicóloga y me entendió desde el primer momento que pasé por su puerta y tras meses de terapia con ella puedo decir que he solucionado estos problemas. No dudéis en acudir a esta consulta y si tenéis la suerte de que ella os atienda estaréis en buenas manos, os lo aseguro. Gracias de corazón.

Sandra M.

Para mi, los mejores psicólogos de Madrid. Y lo dice alguien que lleva toda su vida de psicólogo en psicólogo…

Francisco C. M. (Paco)

Llevo varias semanas con la idea de dejar unas palabras sobre lo que ha supuesto para mí esta experiencia, pero quiero ser tan exacto al elegirlas que al final lo voy posponiendo. Como esa no es la idea, creo que me tengo que decidir. He elegido dos palabras sencillas, pero que son las que mejor describen cómo me siento: ilusión y gracias.
Ilusión, por haber recuperado a esa parte de mí que se me había olvidado que estaba luchando por salir, por sentirme valiente al enfrentarme a mí mismo y a lo que me rodea y por despertarme ahora cada día con expectativas diferentes.
Gracias, porque es lo que le repetiría sin cesar al oído a Rita, una persona maravillosa que ha aparecido en mi vida en el momento preciso y que llevaré siempre conmigo. Que es una gran profesional, queda demostrado por sus cualificaciones y por la experiencia que acumula, pero que sea tan dedicada, justa y paciente es lo que la hace tan especial.
Tu voz y tu sonrisa me acompañarán siempre, Rita, no me cansaré de decírtelo.

Val

Acudí a el Prado por un problema serio de ansiedad y pánico para tratarme con hipnosis. Creía que esa técnica era el último recurso al que podía recurrir. Jose de Sola me recomendó entonces la EMDR. En aproximadamente un mes me he enfrentado a situaciones que antes me habrían “superado”. Es cierto que en ellas lo he pasado mal porque son situaciones muy desagradables, pero los pensamientos y emociones patológicas y desencadenates del pànico no han aparecido. Gracias Jose.

M.A

Muchas gracias a María Casado. Por tu apoyo, tu comprensión y tu cercanía. Me he liberado de la carga emocional negativa, he asimilado mi situación, he aprendido mis limites y me he encontrado. No puedo saber como será mi futuro pero sé como estar hoy. Sesión a sesión he podido exteriorizarme de la situación, mantenerme fuerte y verlo todo mas claro desde fuera. Tus palabras me han hecho entender como seguir mi camino. No ha sido una casualidad elegir este centro y menos a ti. Muchas gracias.

Maricarmen M.F.

Hace unos años Rosario trabajó mis problemas utilizando EFT y EMDR. Partimos de traumas infantiles y fobias que iba arrastrando y de una depresión que parecía que no me iba a dejar nunca y, gracias a su gran trabajo, a su calidez y hasta a su cariño, no solo me recuperé como también crecí mucho como persona.

Muchísimas gracias, Charo. Ya te las di en su momento, pero quería hacerlo por aquí también.

Un abrazo bien fuerte

K.M.

Acudí a este centro para superar una ruptura de pareja que no era capaz de manejarlo yo mismo,y gracias a Ramón Torres y las técnicas que utilizan, sobre todo la hipnosis, pude superar dicha ruptura en poco tiempo; realmente me siento muy agradecido por la ayuda recibida.

C.A.

En los últimos años pensar en volar me suponía mucho estrés e intranquilidad. Lo que comenzaba como un viaje de placer, acababa convirtiéndose en toda una lucha para superar mi ansiedad.
Tras 5 sesiones de terapia con Francesca, he conseguido subirme en un avión con tranquilidad. El pensar en viajar en avión ya no me supone un rechazo.
Estoy muy contenta. Muchas gracias.

Elena M.

Gracias a la terapia psicológica de María casado he podido superar una situación de falta de autoestima grave, la cual había venido arrastrando durante gran parte de mi vida. La inseguridad y el complejo de inferioridad en el que andaba sumido, me impedía llevar una vida social y profesional satisfactoria, así como mantener una relación de pareja saludable. Inmerso en unos celos patológicos casi destructivos y agobiado por un estado de ansiedad permanente, mi relación sentimental estaba abocada al fracaso de manera irremediable. Con una acertada terapia, María ha conseguido que, en un espacio muy breve de tiempo, saliera de ese pozo oscuro en el que me encontraba cuando acudí a ella, algo que me parecía imposible. Gracias, María, por tu ayuda y saber hacer.

F.H.

Me gustaría agradecer a El Prado psicólogos, y en especial a Maria Casado su enorme ayuda para superar mis problemas de disfunción erectil. Ahora soy yo!. Tengo el control completo en mis relaciones sexuales con mi pareja. He ganado confianza, y soy capaz de manejar yo mi propia sexualidad. Esa que por ser un tema tan reservado (tabú incluso) en casi todos lugares, llegamos a dejar olvidada en nuestro camino…. Ahora mis relaciones son mas placenteras de lo que fueron nunca. Gracias!. 

C.A

Conocí a Rosario Linares hace años cuando asistí a su consulta. Conectamos muy bien desde el principio. Cuando comienzas a ir a terapia abres de par en par tus emociones y sentimientos a una persona que apenas conoces y eso genera, cuando menos, incertidumbre. Con ella encontré la confianza, cercanía y profesionalidad necesarias para comenzar este camino. Empezamos a trabajar con distintas técnicas (regresión, EMDR, hipnosis clínica…), todas ellas muy efectivas y con resultados visibles a corto plazo. Las sesiones de trabajo fueron intensas, profundas, participativas, y siempre bien aprovechadas. Trabajamos sobre momentos de mi infancia que estaban saboteando y limitando mi vida y mi desarrollo personal. Después de cada sesión sentía que avanzaba un poco más, dejando atrás miedos e inseguridades del pasado. Aprendí a quererme y valorarme más, y entendí que desde el cariño y el perdón se crece siempre más. A veces las personas que minaron nuestra vida en el pasado no supieron darnos o demostrarnos su cariño porque tampoco nadie les enseñó a hacerlo…
Rosario, gracias siempre por tu trabajo desde la confianza, el cariño, el respeto y la dedicación.
Un beso y un abrazo enormes para Rosario y todo el equipo de profesionales de El Prado Psicólogos.

Javier B.

Desde hace unos meses estoy siguiendo una terapia en El Prado psicólogos con María Casado. A pesar del poco tiempo que llevo de terapia, me siento una persona nueva. Sufrí mucho el maltrato psicológico por parte de mi padre durante mi infancia y adolescencia, lo cual me convirtió en una persona negativa, sin autoestima, como si mi vida tuviese una losa de la que no me podía desprender. Ahora veo todo tan diferente que no puedo decir que soy igual, tengo confianza en mí mismo, soy mucho más activo y feliz.

Juan Carlos M.

Rosario, quiero agradecerte todo lo que has hecho por mi. Cómo tú dices, sin mis miedos, no es que ahora sea otra persona,¡ es que ahora soy más yo! Por fin me he dado cuenta de que ya no necesito mis antiguos miedos, son parte del pasado, y son algo que otros me transmitieron (sin mala intención), pero hoy sé que puedo decidir por mi misma, que yo elijo, y me siento fuerte, cómo no me había sentido jamás. Voy a echar de menos tus palabras y tus sesiones de hipnosis. GRACIAS Y HASTA SIEMPRE

Mireia

Marcos es un niño de 14 años. Tiene una personalidad perfeccionista, obsesiva a veces, inseguro casi siempre a pesar de ser un niño muy inteligente con resultados brillantes académicamente. A pesar de su gran talento, siempre está preguntando sobre sus capacidades, si podrá hacer esto, o lo otro, pero de forma muy agotadora.

Los comentarios  negativos de otros niños le deprimen mucho e incluso llega a creérselos, volviendo de nuevo a preguntarnos a nosotros los padres sobre si será verdad lo que oye, pero muy reiterativamente.

Después de 10 sesiones, la mejoría ha sido notable. Ha aprendido a relajarse y a controlar mucho mejor su pensamiento. Su autoestima ha mejorado mucho, y los comentarios ajenos no le afectan tanto. Yo diría que no le afectan. Se siente mucho más seguro, y es como si hubiera madurado de repente. Decir que algún profesor le ha comentado que le nota cambiado (para mejor).  Por todo ello nuestro agradecimiento a Manuel de El Prado Psicólogos.

Los padres de Marcos

Llevaba varios años muy malos por culpa de la ansiedad y he dado un cambio a mejor increíble con sus técnicas pero lo que verdaderamente me ha dejado muy impresionado ha sido que tras muchos años con unas migrañas terribles, siguiendo gran cantidad de tratamientos y visitando muchos neurólogos, la terapeuta Pilar Pinilla ha logrado dejarlas a prácticamente simples molestias. No se hacen a la idea del cambio de calidad de vida después de pasar por sus manos. Un verdadero acierto acudir a ella y a este centro.

Daniel

Hace tiempo que quiero escribir para contar mi experiencia y por fin lo hago. Aunque en su momento no lo quería reconocer, hoy puedo decir que he pasado por una depresión y la he superado. Ha sido un camino duro, pero al final del mismo veo que gracias a esta depresión he solucionado cosas que estaban dentro de mi y me estaban haciendo daño desde mucho antes de caer en la depresión. Durante demasiados años arrastré lastres y gracias a la terapia me he liberado de ellos y hoy sé que soy mucho más fuerte, y que merece la pena VIVIR, porque creo que quizá me olvidé de vivir, me metí en el trabajo para huir de mi mismo, pero mis problemas seguían ahí. GRACIAS por ayudarme a darme cuenta de lo que realmente es importante y por haberme acompañado en el camino.

Antonio de P.

La terapia con hipnosis me ha devuelto la confianza en mi misma y me ha servido para mejorar mi autoestima. Técnicas como la hipnosis, el EMDR y el EFT  me han ayudado mucho. Ahora me relaciono con los demás de otra forma, con más seguridad.

Ana D.

Llevaba mucho tiempo encontrándome mal y sin entender los motivos, creía que no tenía ninguna razón para estar tan triste y deprimido. Estuve en consulta con Rosario en El Prado Psicólogos durante algún tiempo y gracias a la terapia empecé a tratarme mejor a mí mismo y a comprender la causa de mi problema. Ahora me encuentro mucho mejor y puedo decir que he superado una depresión. Al principio me costó mucho decidirme el ir al psicólogo pero hoy en día creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida. También creo que tuve mucha suerte al acertar con la pedazo de profesional que es Rosario.

Jaime S.

Cuando acudí por primera vez a consulta con Rosario Linares en el Prado Psicólogos llevaba ya mucho tiempo padeciendo un grave problema de ansiedad. Fui a ese centro porque había visto que sus psicólogos integraban en su terapia para la ansiedad técnicas como la hipnosis. Había oído que funcionaba muy bien para la ansiedad y creía que ese podía ser mi último recurso. Ojalá lo hubiera hecho antes. Ahora me siento mucho más tranquila, he aprendido estrategias para controlar la ansiedad y el miedo ya no domina mi vida. 

Noelia A.

Envíanos tu testimonio

Te agradecemos que compartas con otros usuarios tu experiencia en El Prado Psicólogos, tu testimonio puede ayudar a otras personas a dar el primer paso para solucionar sus problemas y saber que no están solos. 

Por favor, envíanos tu testimonio u opiniones sobre El Prado Psicólogos mediante este formulario:

Nombre o iniciales *

Email * (el email no será publicado)

Tu testimonio *

El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.