- Elegidos por "Psicología y Mente" como el mejor centro de psicología de Madrid y el segundo mejor de España -

Escucha gratis nuestro audio de relajación

Testimonios

testimonio

No es fácil darse cuenta de que tienes un problema y menos aún decidir que necesitas ayuda. Una vez has decidido buscar esa ayuda, encontrar a un profesional que sea capaz de conectar contigo, escucharte, guiarte y, sobre todo, ayudarte a darte cuenta de lo que te pasa y la manera en la que puedes superarlo, es realmente complicado. Yo he tenido la suerte de ser paciente de David, en el Prado Psicólogos, y no tengo sino buenas palabras. Vengo de un entorno laboral muy agresivo en el que se penalizan las muestra de debilidad, con lo que el trabajo que ha hecho David para que me abriese y hablase de mis problemas ha sido encomiable. Acudí porque me di cuenta de que reaccionaba de manera desproporcionada a determinadas situaciones y estímulos, tanto en casa como en el trabajo. Para mí era una incógnita el porqué de esas reacciones, pero David me ha ayudado a identificar su origen y, sobre todo, a minimizar aquellas pulsiones que se disparaban de vez en cuando. Me ha hecho sentir muy cómodo en todo momento y que me abriese por completo; ha sabido guiarme a dónde tenía que ir para identificar mis problemas. No puedo tener sino palabras de agradecimiento.

Juan

Hace unos meses me encontré con un problema difícil de gestionar. Siempre me he considerado una persona fuerte, con buena actitud y luchadora; podría decir que hasta resiliente. Sin embargo, en esta ocasión me vi desbordada y con la sensación de que no iba a poder con ello ; así pues, busqué ayuda profesional y de esta manera conocí a Irene Santos.

Sabía que acudía a un buen gabinete pero aún así, me sorprendió la profesionalidad que encontré. No me refiero solo a la exquisita educación, la amabilidad y la magnífica capacidad de relación que encontré desde el primer momento en ella; además de todo esto, está la técnica, la metodología y las herramientas que con tanta maestría utiliza y que tanto bien me hicieron. Eso si, los deberes (que los pone para casa, y muchos) hay que hacerlos, para que todo sea más efectivo. Yo trabajaba en mi casa en las líneas que ella me decía y cuando nos veíamos de nuevo, había analizado todo este material que le enviaba antes de nuestra nueva visita lo cual aceleró mucho nuestro trabajo.

En las primeras semanas el tiempo que trabajaba con Irene y el que dedicaba a las tareas que me encargaba para casa, fueron los mejores de cada día; ella conseguía que volviera más tranquila a mi día a día y así poco a poco recobré la seguridad.

Irene no solo me ayudó a gestionar ese "shock" . Mientras lo hacía, me enseñó a utilizar muchas herramientas que puedo poner en marcha en múltiples ocasiones en la vida y me animó a abrir puertas que nunca había considerado necesario explorar y que sin embargo me están conduciendo a caminos que me gustan mucho.

Soy una mujer independiente y bien formada. Tengo muchas amigas ; unas pocas son amigas del alma (entre ellas mi hermana) ; soy una persona abierta y me relaciono con facilidad. Todo esto no es suficiente cuando un tsunami entra en tu vida. En estos momentos, tu red de apoyo es fundamental pero es crucial recurrir a buen profesional. Yo lo hice. Y estoy muy contenta de haberlo hecho.

Muchas gracias Irene. Te quedas en mi agenda del teléfono para siempre.

A.D.

testimonio
testimonio

Quiero agradecer a María Saavedra por todas las consultas, por su profesionalidad, carisma, por haberme entendido y por haberme escuchado para que con su terapia e hipnosis, ayudarme a superar un trauma emocional y maltrato psicológico. Me ha hecho ver la esencia de quién soy, de dónde vengo y a dónde voy. Me siento libre (¡qué maravilla!), con mucha confianza y seguridad en mi misma, estoy dejando el pasado atrás y estoy en control de mi vida. Todo es posible, si nos dejamos ayudar y dejamos el ego fuera. Mil gracias María de corazón.  J.B.

J.B.

La psicóloga Syra Balanzat es una excelente profesional. Estuvimos mi mujer y yo en tratamiento “de pareja” durante pocos meses y logramos superar nuestros problemas de forma rápida y eficiente. Seria, honrada y sin perder el tiempo. Muy recomendable.

G.E.

testimonio
testimonio

Mi hija con 15 años estuvo ingresada durante dos meses y medio por depresión, fue brutal ver como tu vida da un giro de 180 grados y se desmorona …, cuando le dan de alta el problema era vincularla para hacer terapia ya que eres totalmente reacia a ir a un psicólogo y después de haber recorrido unos cuantos!!!!Nos recomendaron El Prado Psicológos y desde la primera cita con Lara el vínculo fue total.Doy gracias cada día por haber entrado Lara en nuestras vidas, tanto es así que forma parte de ellas, de mi hija y de nosotros.El avance que está teniendo no podemos creerlo, si volvemos la vista a como salió del hospital y en la adolescente que se se está convirtiendo es tremendo.Lara ha hecho un gran trabajo con ella, ganándose su confianza poco a poco hasta demandar que tenía ganas de que llegara el día de terapia…es su referente.Ya esta empoderada…, es la palabra que nos dice Lara y que nos encanta oír.Gracias y mil veces gracias Lara,

Pilar

Hola a tod@s, quisiera compartir mi experiencia, por si hay alguien que aun tenga dudas. Hablo desde mi experiencia, para mi ha sido mágico acudir a terapia, en año y medio he conseguido avanzar, lo que no había hecho en años, me he quitado una mochila que pesaba mucho, y esto no hubiera sido posible sin profesionales como Ana María Egido, persona de la cual solo puedo hablar maravillas, durante este tiempo me ha guiado, me ha dado la mano cuando lo he necesitado, me ha secado las lágrimas, o hemos reído juntas.

Ha sido un camino duro, con muchos días de porqués y para que, pero hay que luchar, no hay que rendirse, se puede, y si nos ayudan a ello mucho mejor. De verdad, gracias por todo el trabajo realizado, es una tranquilidad saber que el Prado Psicólogos cuenta con grandes profesionales como Ana María. Estaré eternamente agradecida. GRACIAS!

Arancha

testimonio
testimonio

Hola Syra, han pasado mas de dos meses desde nuestra última sesión y por fin me siento a escribirte esta carta. Es una carta de agradecimiento por haberme ayudado a superar mi peor momento.Como sabes, antes de acudir a ti, había buscado ayuda sin éxito. Yo sabía que solo no iba a poder salir del estado de ánimo en el que estaba, pero me di cuenta de que no estaba funcionando. En nuestra primera sesión ya percibí que tu forma de escuchar era diferente, transmitías interés mientras analizabas lo que iba expresando. Mostrabas un lado comprensivo, pero también firme. Durante todas las sesiones, esta mezcla de comprensión, análisis y firmeza, unidas a la aplicación de metodologías aplicadas de una manera muy efectiva, me ayudaron a ir encontrándome de nuevo a mi mismo. Bueno, a un nuevo yo, con una herida muy profunda, que aun duele, y seguirá doliendo el resto de mi vida, pero siendo capaz de gestionarlo. Me resulta maravilloso que haya gente como tu que tiene la capacidad de ayudar a los demás sacando lo mejor de ti misma y aprovechando ese don que tienes mediante el esfuerzo constante y siempre con una sonrisa. Muchas gracias.

Tras unos meses pensando que en algún momento sacaría fortaleza para levantarme de la cama sin llorar… me di cuenta de que yo sola no podía y decidí acudir a El Prado. Estaba destrozada tras una ruptura con bastantes trabas y me atendió Ana Maria Egido. Hoy, antes de darme el alta, me he vuelto a emocionar diciéndole lo orgullosa que me siento por haber acudido, porque no hay color. La primera vez apenas podía vocalizar porque las lágrimas me ahogaban, pero hoy eran lágrimas de ilusión. He aprendido mucho sobre mí misma y ha sido una profesional excepcional que ha sabido decirme siempre lo que he hecho bien y lo que podría haber hecho mejor, pero desde la neutralidad. Sé que la volveré a ver porque se ha creado un vínculo que no quisiera perder, así que solicitaré su apoyo en otros campos de la vida. No hay que tener miedo por ir al psicólogo, no significa ser un flojo, ni estar loco, pienso al contrario: es valiente querer ser mejores y pedir ayuda para conseguirlo. Gracias Ana, te echaré de menos.

Nieves

testimonio
testimonio

Acudí a terapia hace 4 meses aproximadamente porque personalmente me encontraba confundida y con un gran sentimiento de culpa. Me atendió Pilar, y al poco tiempo me sentía mejor y pude disipar mi confusión y ver las cosas desde una perspectiva más clara. Hoy día estoy bien y sobre todo, tranquila. Muchas gracias, Pilar.

Preparaba oposiciones y a pesar de saberme el temario, en el momento del examen me ponía nervioso y no conseguía transmitir todo lo que sabía. María Saavedra me ayudó a superar este problema. Te escucha, sabe llegar al fondo del problema y te dice lo que necesitas escuchar. Es una gran psicóloga. Me puse en sus manos y el resultado fue un éxito: ¡por fin he aprobado la oposición!

testimonio
testimonio

Empecé la terapia para mejorar mis relaciones con los demás, pues tenía un largo historial de dependencias emocionales y dificultad para poner límites, entre otras cosas. Cuando me decidí por fin a afrontar esto para de verdad cambiar y mejorar mi calidad de vida, me encontré en el Prado Psicólogos con Lara, que me ha aportado una gran seguridad en mí misma y me ha animado y apoyado paso a paso en todos los cambios que se han ido produciendo en mi vida, gracias a su guía en gran parte. Soy una persona muy intuitiva y con sabiduría, pero mi gran fallo suele ser el no confiar en mis propios recursos, y gracias a Lara ahora tengo más confianza en mí misma, y soy capaz de expresar mis necesidades de forma más segura y asertiva. Soy consciente de que me queda un largo camino por recorrer, pero este impulso me ha sido de una ayuda inestimable y nunca lo olvidaré. Gracias Lara de corazón.

El trato ha sido perfecto, y las sesiones con Irene han sido todo un descubrimiento para ir encontrando mis propias armas y fuerzas con las que plantear mi camino día a día. No puedo más que estar agradecido.

testimonio
testimonio

Empecé asistiendo a terapia hará como 6 meses, debido a que era incapaz muchas veces de controlar mis emociones y pensamientos negativos, al padecer de dolores crónicos. Después de varias sesiones, fui aprendiendo realmente que había mucho en mi personalidad que potenciaba estos dolores y que hacía que no fuera capaz de manejarlos correctamente. Retrocedimos hasta episodios de mi infancia, y empecé a comprender cómo la educación que yo había tenido, añadido a mi personalidad, habían ido formando en mí una necesidad de perfeccionismo extremo, que sería siempre perseguido pero nunca alcanzado. He comprendido a ser más tolerante con los demás y conmigo mismo, y aunque siempre tenga tendencia a volver al redil, he aprendido mecanismos para gestionar estas emociones a veces autodestructivas. 
A destacar, diría que la terapeuta que me trató ha sido muy proactiva para darme el alta, y aunque yo no estaba del todo convencido de estar bien del todo, ella me ha empujado a ver que ya tengo las herramientas y el conocimiento de mí mismo como para poder conseguirlo.
Para mí, una experiencia muy recomendable.

Solo tengo buenas palabras para describir mi experiencia en Prado Psicólogos. Gracias a Ana he conseguido solucionar un problema de inseguridad y ansiedad que hace unos meses parecía imposible. Desde el primer momento Ana me transmitió muchísima confianza, y su cercanía y profesionalidad permitió que las sesiones fueran muy fluidas y que me sintiera muy cómodo. Sin duda, no pude elegir mejor!

testimonio
testimonio

Hace años que mi personalidad empezó a cambiar, cambió mi forma de ver las cosas, mis reacciones, mi forma de encarar los problemas, todo me lo tomaba muy a pecho, perdí mi autoestima…debido a un cumulo de sucesos, decepciones, situaciones, sentimientos…que lo único que hacían era amargarme, era como si ya no tuviera fuerzas para afrontar ciertas cosas y me resultara más fácil derrumbarme. La gente que me conoce bien, sabía que algo iba mal, los que me quieren empezaron a sufrirlo, me afectaba a la hora de trabajar…llegó un momento en el que no podía seguir así, cada vez iba a peor y ya llevaba varios años, cualquier tontería me afectaba, solo veía el lado malo de las cosas, quería cambiar, pero ya no podía, no me veía capaz, no sabía por dónde empezar. Con mis 32 años estaba perdida, ya no sabía cómo enfrentarme a situaciones de mí vida y enseguida me venía abajo.Hasta que hace menos de dos años tuve la suerte de conocer a Rita, ella me enseñó a ver las cosas de otra manera, a ver el lado positivo, dejar pasar mis pensamientos obsesivos y catastróficos que yo misma me generaba. Ahora sé cómo afrontar esas situaciones que antes me hacían sentir tan mal y sé que algún día me pueden volver a ocurrir, o no, pero me siento fuerte para hacerlas frente. Ahora vivo el día a día, he vuelto a sonreír cosa que los que están a mi lado agradecen. Me siento bien conmigo misma y sobre todo tranquila, ha vuelto mi sentido del humor. Acudí a El Prado psicólogos por recomendación y ahora no puedo estar más contenta con mi cambio, el cual no solo yo he notado. Cuando comencé la terapia me sentía a la deriva y Rita consiguió ponerme en rumbo, ahora puedo navegar sola y sé cómo afrontar mis posibles tormentas. ¡Muchas gracias por todo, Rita!

Envíanos tu testimonio

Te agradecemos que compartas con otros usuarios tu experiencia en El Prado Psicólogos, tu testimonio puede ayudar a otras personas a dar el primer paso para solucionar sus problemas y saber que no están solos.

Por favor, envíanos tu testimonio u opiniones sobre El Prado Psicólogos mediante este formulario:

Enviar testimonio