Blog de Psicología

Blog de psicologia
Blog de psicología

Psicología y Felicidad va dirigido a todos aquellos que prefieren crecer a envejecer.
Un blog práctico donde quiero ofrecerte información, recursos y estrategias para ser más feliz,
que al final es de lo que se trata ¿no?

Educar con Inteligencia Emocional

La Inteligencia Emocional es una competencia que nos puede abrir muchas puertas en el marco de las relaciones interpersonales y, sin duda alguna, favorece nuestro equilibrio psicológico.

cómo educar con inteligencia emocionalTambién desempeña un papel crucial en el éxito, sobre todo en el ámbito laboral. Así lo demuestran varias investigaciones realizadas a lo largo y ancho de todo el mundo en las cuales se han analizado diferentes profesiones.

La importancia de la Inteligencia Emocional

Un estudio desarrollado en Oriente Medio analizó a 418 directivos de diferente nivel que trabajaban en varias empresas y organizaciones. Estos psicólogos descubrieron que la inteligencia Emocional era uno de los principales factores para predecir si la persona tendría una carrera en ascenso o no. Al comparar a quienes habían llegado más alto con aquellos que se encontraban en niveles inferiores en la cadena de mando, se halló que la Inteligencia Emocional era la responsable del 58% de las variaciones.

educar inteligencia emocional

Otro estudio, esta vez realizado en Estados Unidos, analizó a 30 jugadores de fútbol retirados. En este caso la investigación no se centró en sus logros profesionales sino más bien en el éxito en su vida personal (compréndase: tener buena salud, no haber recurrido a las drogas y mantener buenas relaciones interpersonales). De nuevo, se pudo apreciar que la Inteligencia Emocional podía explicar el 62% de las variaciones.

Obviamente, la Inteligencia Emocional no es una varita mágica que asegura el éxito y una vida más equilibrada y plena, pero no hay dudas de que es un factor importantísimo y que contribuye a desarrollar una sana autoestima. Por eso creo que es fundamental que los padres le enseñen a sus hijos a reconocer y manejar asertivamente sus emociones.

Cómo educar con inteligencia emocional

Educar con inteligencia emocional requiere tener en cuenta las siguientes premisas:

  1. Reconocer las emociones. El primer paso para desarrollar la Inteligencia Emocional consiste en aprender a identificar las emociones. A partir de los dos años los pequeños ya han madurado lo suficiente como para reconocer los estados emocionales básicos, como la alegría, el miedo, la tristeza y la rabia. Cada vez que notes que está enfadado, triste o contento, házselo  notar, igualmente puedes expresarle verbalmente tus emociones o las de otras personas, por un ejemplo, cuando veáis a otro niño está llorando dicirle “ese niño está triste”. También puedes apoyarte en algunos dibujos animados y preguntarle cómo cree que se siente el personaje, de esta manera estarás sentando las primeras bases para desarrollar la empatía.
  2. Comprender las emociones. Entender la causa de las emociones es tan importante como reconocerlas, de hecho, es el segundo pilar de la Inteligencia Emocional. A partir de los cinco años, aproximadamente, el niño ya es capaz de comprender a la perfección las relaciones causa-efecto por lo que ha llegado el momento de buscar los orígenes de sus estados emocionales. Cuando le notes enfadado, frustrado o con miedo, pregúntale qué le ha sucedido. Intenta que el niño comprenda que sus emociones son una reacción ante un estímulo del medio.
  3. Expresar asertivamente las emociones. Es importante que el niño comprenda que no siempre puede controlar lo que siente, pero sí cómo reacciona ante las diferentes situaciones. Partiendo de esta idea, enséñale a canalizar sus emociones negativas y a expresar con palabras lo que experimenta. A esta edad ya pueden aprender estrategias fáciles y simples, como contar hasta diez antes de responder cuando esté enfadado, sencillas técnicas de respiración, o dar un paseo y después regresar para abordar el problema con la mente más despejada. También te recomiendo que le motives a practicar algún tipo de actividad física, ya que así descargará la tensión cotidiana.
  4. Desarrollar la empatía. Aproximadamente a los cuatro años el niño comienza a apropiarse de la Teoría de la Mente; es decir, es capaz de ponerse en el lugar del otro, comprender cómo piensa y lo que siente. Aprovecha este momento para estimular la empatía. Cuando haga o diga algo inadecuado que pueda lastimar a alguien, en vez de regañarlo, pregúntale cómo cree que se siente la otra persona. La idea es que le hagas reflexionar y ponerse en el lugar del otro. Si es necesario, explícale que debe asumir la responsabilidad por el daño que ha causado y que debe pedir disculpas.

importancia inteligencia emocional

5. Saber escuchar. No se trata simplemente de enseñarle al niño a que espere su turno en la conversación, sino a que aprenda a escuchar lo que dicen los demás. Preocúpate por estimular la escucha activa y, si notas que no ha comprendido algo, explícaselo. Lo ideal es que fomentes un diálogo entre iguales, donde su opinión también cuente. Si lo notas demasiado callado, pregúntale qué piensa sobre el tema o qué desearía hacer. Aunque su visión del mundo aún sea restringida, este modelo de comunicación le enseña al niño a respetar los criterios de las otras personas y a expresar sus ideas libremente.

Acepto la política de privacidad

Publicado en las categorías Inteligencia emocional

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(56 votos, promedio: 4,95 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =

El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.