- Elegidos por "Psicología y Mente" como el mejor centro de psicología de Madrid y el segundo mejor de España -

Escucha gratis nuestro audio de relajación

Testimonios

testimonio

Empecé asistiendo a terapia hará como 6 meses, debido a que era incapaz muchas veces de controlar mis emociones y pensamientos negativos, al padecer de dolores crónicos. Después de varias sesiones, fui aprendiendo realmente que había mucho en mi personalidad que potenciaba estos dolores y que hacía que no fuera capaz de manejarlos correctamente. Retrocedimos hasta episodios de mi infancia, y empecé a comprender cómo la educación que yo había tenido, añadido a mi personalidad, habían ido formando en mí una necesidad de perfeccionismo extremo, que sería siempre perseguido pero nunca alcanzado. He comprendido a ser más tolerante con los demás y conmigo mismo, y aunque siempre tenga tendencia a volver al redil, he aprendido mecanismos para gestionar estas emociones a veces autodestructivas. 
A destacar, diría que la terapeuta que me trató ha sido muy proactiva para darme el alta, y aunque yo no estaba del todo convencido de estar bien del todo, ella me ha empujado a ver que ya tengo las herramientas y el conocimiento de mí mismo como para poder conseguirlo.
Para mí, una experiencia muy recomendable.

Solo tengo buenas palabras para describir mi experiencia en Prado Psicólogos. Gracias a Ana he conseguido solucionar un problema de inseguridad y ansiedad que hace unos meses parecía imposible. Desde el primer momento Ana me transmitió muchísima confianza, y su cercanía y profesionalidad permitió que las sesiones fueran muy fluidas y que me sintiera muy cómodo. Sin duda, no pude elegir mejor!

testimonio
testimonio

Hace años que mi personalidad empezó a cambiar, cambió mi forma de ver las cosas, mis reacciones, mi forma de encarar los problemas, todo me lo tomaba muy a pecho, perdí mi autoestima…debido a un cumulo de sucesos, decepciones, situaciones, sentimientos…que lo único que hacían era amargarme, era como si ya no tuviera fuerzas para afrontar ciertas cosas y me resultara más fácil derrumbarme. La gente que me conoce bien, sabía que algo iba mal, los que me quieren empezaron a sufrirlo, me afectaba a la hora de trabajar…llegó un momento en el que no podía seguir así, cada vez iba a peor y ya llevaba varios años, cualquier tontería me afectaba, solo veía el lado malo de las cosas, quería cambiar, pero ya no podía, no me veía capaz, no sabía por dónde empezar. Con mis 32 años estaba perdida, ya no sabía cómo enfrentarme a situaciones de mí vida y enseguida me venía abajo.Hasta que hace menos de dos años tuve la suerte de conocer a Rita, ella me enseñó a ver las cosas de otra manera, a ver el lado positivo, dejar pasar mis pensamientos obsesivos y catastróficos que yo misma me generaba. Ahora sé cómo afrontar esas situaciones que antes me hacían sentir tan mal y sé que algún día me pueden volver a ocurrir, o no, pero me siento fuerte para hacerlas frente. Ahora vivo el día a día, he vuelto a sonreír cosa que los que están a mi lado agradecen. Me siento bien conmigo misma y sobre todo tranquila, ha vuelto mi sentido del humor. Acudí a El Prado psicólogos por recomendación y ahora no puedo estar más contenta con mi cambio, el cual no solo yo he notado. Cuando comencé la terapia me sentía a la deriva y Rita consiguió ponerme en rumbo, ahora puedo navegar sola y sé cómo afrontar mis posibles tormentas. ¡Muchas gracias por todo, Rita!

En una etapa muy dura de mi vida Patricia me ayudó hasta límites que no creía posibles, dándome muchas herramientas para revertir la situación. Para mí ha sido como un ángel y ha hecho que vuelva a sonreír. Muchas gracias por todo.

testimonio
testimonio

Qué bonito es cuando alguien te escucha con empatía y con calma, generando un espacio de seguridad y bienestar. Cuando compartir tus malos momentos se convierte en algo sanador y reconfortante. Gracias por tu ayuda, por tu confianza, por tu cercanía y tu profesionalidad. Gracias María Saavedra.

Dice un proverbio chino que "si quieres ser feliz una hora, emborráchate; si quieres ser feliz un año, enamórate; si quieres ser feliz para toda la vida, sé jardinero…" lo de ser jardinero se me queda grande, de momento he empezado a cuidar una planta… lo de ser feliz para toda la vida es, incluso, hasta insano… después de mis sesiones con María Saavedra, he aprendido que todas las emociones son necesarias en nuestras vidas, aunque algunas de ellas no nos gusten, porque todas ellas forman parte de nuestro ser y de nuestro aprendizaje. En lo humano, María es una persona excepcionalmente bondadosa y en lo laboral, una profesional magnífica que sabe utilizar los recursos adecuados no sólo para superar tus traumas, sino también para crecer como persona. He aprendido mucho con ella, sobre todo a quererme y a respetarme; a permitir que la vida fluya y yo con ella, aceptando las cosas como vienen; he descubierto que escondía en mí muchas emociones negativas que, posiblemente hayan entorpecido mi camino a la hora de tomar decisiones y ser realmente como soy… recomiendo mucho las sesiones de EMDR, son realmente eficaces. No tengo palabras de agradecimiento para María Saavedra por todo lo que ha aportado en mí durante los últimos meses… eso sí, como decía Roald Dahl "quién no cree en la magia, nunca la encontrará"; aquí sucede lo mismo, quién no cree en los psicólogos, nunca encontrará resultados!!! A los escépticos, os animo a que acudáis a la consulta de María si estáis pasando por alguna dificultad emocional causada por una mala experiencia en vuestra vida, seguro que ella podrá ayudaros a que salgáis fortalecidos de ella… igual os sorprende.

testimonio
testimonio

Llevo mas de 10 años enfermo de depresión, sufro obsesiones, falta de motivación y seguridad en mi mismo.Voy a ser breve: He conocido y visitado muchos psicólogos (y psiquiatras) en mi vida, pero nadie tan eficiente, profesional y empática como Maria Saavedra, pude notar los resultados desde la primera sesión.Maria trabaja mayoritariamente con Hipnosis y Terapia EMDR, algo con lo que yo era bastante escéptico y no sabía cómo funcionaba exactamente. No me explicó nada, simplemente empezamos a trabajar sin ningún tipo de sugestión o aclaración por su parte, de modo que yo simplemente seguí sus instrucciones; no se como pasó pero la primera vez que hizo terapia EMDR conmigo funcionó al 100% !Cierto es que no son métodos ortodoxos, pero trabajar con el subconsciente, que es lo que ella hace, ha resultado funcionar! y no solo eso, también ha sido la mejor terapia que he probado en mi vida, y como he dicho antes los resultados fueron visibles desde la primera sesión. Al cabo de un mes la mejora era mas que notable y los resultados completamente visibles, no solo por mi, si no por la gente que me rodea, ellos también me vieron mucho mejor. En conclusión: La mejor psicoterapeuta que he conocido en mi vida, con una gran pasión por su trabajo y una enorme dedicación a sus pacientes, un 10 para Maria Saavedra! Ahora vivo en Berlín, pero continúo haciendo sesiones con ella por videollamada, me ha enseñado a pensar de manera diferente y mas sana para mi mismo, simplemente impresionante.

 

Pongo esta opinión con la confianza de que, si alguien se encuentra perdido en estos momentos y está dudando de si acudir a terapia, este comentario pueda ayudarle a tomar el impulso. Hace algo más de un año me di cuenta de que no estaba disfrutando de las posibilidades que la vida me daba al 100%. Con solo 27 años, llevaba 8 sin ser capaz de coger un avión, de montar en el metro, de poder ir al cine o disfrutar de una obra de teatro. La palabra NO regía mi conducta de forma automática, y la enfermedad de la ANSIEDAD se estaba apoderando de todas las situaciones que vivía, de mis pensamientos, de cualquier sueño. Pero entonces, llegó ANA MARÍA EGIDO, y supo entablar directamente un diálogo con esa parte que yo misma no podía controlar de mí. No puedo describir con palabras la persona tan diferente que soy de esa primera sesión, en la que solo hablaba mi llanto por no entender qué me sucedía, a la último del fin de semana pasado, en la que pude enseñarle una fotografía y decir: Mira, Ana, en mis vacaciones, subida en un barco! LLevo un año iniciando un camino de autoconocimiento acompañada de una verdadera profesional, que jamás ha juzgado un comportamiento, que jamás ha reprochado una actitud, y que ha sabido abrazar a la parte de niña que se quedó atrapada dentro de mí, de conversar con la parte de adolescente que a veces da vueltas por mi alma, y de convertir a mi parte adulta en la guardiana y cuidadora de mi pasado, para aprender a llevarlo conmigo con cariño y permitirme disfrutar del presente. La felicidad que nace desde mi interior es gracias a haber decidido que el destino me encontrara con una psicóloga que desde la empatía, la profesionalidad, el respeto y técnicas novedosas como EMDR o HIPNOSIS me haya tendido una mano para salir de un túnel en el que estaba atrapada, y en el que me había resignado a vivir.

Gracias por ayudarme a conectar con todos los detalles de la vida que la convierten en maravillosa. Gracias, gracias, gracias.

testimonio
testimonio

Desde hace bastante tiempo, he ido desarrollando una cierta fobia a hablar en público. Por mi cuenta he buscado información al respecto y la situación, si bien ha mejorado, aún persiste, por lo que decidí acudir a un psicólogo.La página de este Centro me pareció que ofrecía trasparencia e información accesible y bastante completa, por lo que solicité una cita. Rápidamente me la dieron, dirigiéndome a la calle Cervantes. El espacio allí es pequeño, pero resulta cálido y agradable.La psicóloga asignada fue María Saavedra, cuyo currículum también figura en la página. Desde un principio su trato y su forma de expresión hacen que se genere una empatía mutua. Escucha lo que le dices y lejos de recomendar una terapia que funcione con carácter general, se ciñe a tus necesidades. En mi caso fue con EMDR y 5 sesiones que se ajustaba perfectamente a mi idea de tratamiento y al tiempo y coste que pensaba utilizar en el mismo. Para hablar de pensamientos, sensaciones y conductas, se necesita un clima de cercanía y de confianza que María consigue crear. Destaca su profesionalidad al aplicar la técnica, informándote de lo que se pretende hacer y resolviendo todas las dudas que van surgiendo, lo que facilita el buen resultado de la misma y también se aprecia que es una persona que se preocupa por los demás, mirando un poco más allá de lo que se observa de forma objetiva y ofreciendo recomendaciones que te ayuden a mejorar como persona.Ahora parece posible llevar a cabo aquello de dejar los miedos que ocupan el lugar de los sueños. Saludos

Fernando

LLevaba diez años de terapias, con dos psicólogas distintas y un psiquiatra para medicarme porque, tras varios sucesos personales y familiares graves, tenía depresión, ideas de suicidio, mucha tristeza y sobre todo ninguna ilusión ni motivación. Lo cierto, es que fui con pocas esperanzas y con mucho miedo de que el duelo sin resolver se hubiese hecho crónico y ya, no volver a ser feliz. Pero lo cierto, es que me atendió Maria Saavedra y desde el primer momento me sentí muy cómoda y empática y pensé ,que podría haber esperanza, que María era distinta; que no solo iba a hablar conmigo, sino que iba a hacer distintas terapias o técnicas que me explicó y sonaban lógicas. Así, que nos pusimos manos a la obra y milagrosamente tras diez sesiones estoy dada de alta. ¡¡Vuelvo a tener ilusiones y ganas de futuro, algo que no había sentido en diez años!!!Para María nunca tendré palabras suficientes de agradecimiento, lo que dijera quedaría corto, pero solo puedo decir que además de una grandísima profesional, como avala su cv, es todavía si cabe mejor persona: por su cariño, su respeto, por su saber hacer, por su implicación,…. por todo ello,  GRACIAS Y HASTA SIEMPRE, MARíA.

También quiero agradecer y comentar el trabajo de Javier, el psiquiatra. LLegué a él derivado por María y no me pudo gustar más su consulta. En otras ocasiones que había acudido a psiquiatría, prácticamente ni hablaron conmigo, se limitaron a darme en 5 min la medicación que fuera y punto. Con Javier todo fue distinto. De entrada me hizo una buena historia clínica, tanto personal como familiar, preocupándose no solo del tema de la depresión y apatía, sino también del resto, como es mi epilepsia. Tras hablar, anotar y pensar, me explicó todo, me mandó la medicación y no sé cuántas veces me preguntó si tenía cualquier duda, algo más que quisiera comentarle… Pero por si no fuera poco, al terminar la consulta me dio una tarjeta con su número de teléfono fijo, móvil y email,  para que le escribiera o llamara lo que necesitara. Médicos como él ya no existen y no puedo estar más agradecida. ¡¡GRACIAS JAVIER, ERES ÚNICO. HASTA SIEMPRE!!

Elena E.

testimonio
testimonio

Somos una pareja y fuimos a terapia en El Prado Psicólogos por un problema en nuestra relación. Allí encontramos a Irene Gómez, qué nos ayudó a superar nuestros conflictos. Estamos muy contentos de haber elegido esta opción. El método utilizado nos encantó, aunque al principio nos creaba alguna duda. En la actualidad pensamos que fue una decisión acertada. Además, estamos muy agradecidos por el trato y atención con los que nos recibió Irene, que siempre fue exquisito. Recomendamos al 100% la terapia en este centro.

J&R

Desde hacía varios meses/año no me reconocía. Estaba triste, malhumorada y muy perdida, ya que no entendía por qué había llegado a esa situación si en teoría todo me iba bien en la vida. Siendo consciente de que algo no andaba bien en mí y dado que no podía solucionarlo por mis propios medios, y a raíz de una serie de acontecimientos negativos, me decidí a buscar ayuda externa.

Después de mucho indagar en google encontré El Prado Psicólogos, me animó ver que este lugar contaba con las calificaciones más altas y con testimonios veraces que incitaban a ir a probar. Decidí ir a la primera cita, que además era gratuita. Llegué totalmente histérica, intentando averiguar cuál era el motivo de estar sumida en tanta tristeza dado que imaginé que me preguntarían eso nada más entrar. Me atendió ROSA. Después de una hora y pico (más tiempo del permitido) sentí mucha tranquilidad y, aunque aún tenía muchísimas preguntas, me di cuenta de que iba a ser capaz de superarlo y salir para adelante con mucho trabajo pero sobre todo con su ayuda. Ya en la primera cita, Rosa apuntaló varios detalles clave en mi vida que me hicieron pensar muchísimo y también darme cuenta de cosas que me afectaban sin ni siquiera ser consciente de ello. Semana tras semana y sesión tras sesión, a pesar de salir mentalmente agotada, era emocionante ya que siempre aprendía algo nuevo sobre mí, sobre lo que me pasa, y a través de ejercicios y claves que me daba, conseguí superar y combatir mis problemas desde la raíz y, lo que era aún más difícil, dar con el quiz del por qué había llegado a esa situación.

Estoy profundamente agradecida a Rosa ya que gracias a su profesionalidad, paciencia, motivación, tranquilidad, empatía, cariño y delicadeza he conseguido en poco tiempo (menos del que me hubiera gustado ya que me he mudado de país) recuperar la alegría, dejar a un lado esa tristeza nada característica en mí, mejorar mi autoestima, conocerme, desarrollar una serie de estrategias/mecanismos para utilizar en caso de dificultades y sobre todo, tener ilusión y tranquilidad frente a nuevos retos como el que ahora afronto. Recomiendo totalmente esta experiencia con Rosa, es inimaginable lo mucho que puedes crecer personalmente en cada una de sus sesiones.

Gracias Rosa.

L.H.

testimonio

Envíanos tu testimonio

Te agradecemos que compartas con otros usuarios tu experiencia en El Prado Psicólogos, tu testimonio puede ayudar a otras personas a dar el primer paso para solucionar sus problemas y saber que no están solos.

Por favor, envíanos tu testimonio u opiniones sobre El Prado Psicólogos mediante este formulario:

Enviar testimonio