- Elegidos por "Psicología y Mente" como el mejor centro de psicología de Madrid y el segundo mejor de España -

Escucha gratis nuestro audio de relajación

Trastorno de angustia: qué es la angustia, síntomas y tratamiento de la angustia y la ansiedad

Prácticamente todos, en algún momento de la vida, hemos experimentado una sensación de angustia. En muchos casos la sensación de angustia es difusa y no sabemos exactamente de dónde procede ese estado de inquietud, incertidumbre y desasosiego.

La angustia y la ansiedad son síntomas que pueden ir desde la leve sensación de angustia en el estómago o en el pecho ante la percepción de una amaneza o sobrecarga emocional hasta la sensación insoportable de ansiedad, en este último caso estaríamos hablando de un trastorno de angustia en el que sufrimos crisis de angustia puntuales.

¿Qué es la angustia?

La palabra angustia proviene del vocablo alemán angst, que hace referencia a los espacios angostos o estrechos, por lo que se asocia a la sensación de constricción y malestar. Desde el punto de vista psicológico, es una reacción de alerta que nos incita a activar nuestros mecanismos de defensa para protegernos. Sin embargo, cuando es desproporcionada y adquiere un carácter difuso tiene un efecto inmovilizador, desencadenando síntomas físicos intensos que llegan a ser muy desagradables. 

De hecho, durante una crisis de angustia es probable que experimentes una gran inquietud y merme tu capacidad para pensar y actuar de manera proporcionada a lo que está sucediendo. Lo más común es la reacción de bloqueo e inmovilidad, ya que en tu mente piensas que no hay forma de salir de ese estado de indefensión y sufrimiento. 

Sin embargo, a diferencia del miedo, que normalmente tiene un objeto bien definido que genera ese temor, en la angustia ese algo se desvanece. Esa sensación de carácter indeterminado y sin fundamentos, suele aumentar aún más la vulnerabilidad ante la angustia.

Diferencias entre la angustia como síntoma de ansiedad y sufrir una crisis de angustia.

La sensación de angustia es un estado que se puede prorrogar durante mucho tiempo, pero también podemos sufrir crisis de ansiedad o angustia puntuales, momentos en los que ese estado de zozobra se vuelve particularmente intenso. 

Mientras la sensación de angustia es una sensación continua de ansiedad que se suele sentir durante mucho tiempo (minutos, horas o incluso días), y puede percibirse como una sensación desagradable de inquietud en el pecho o el estómago, las crisis de angustia suelen aparecer de manera espontánea, aparentemente sin ninguna situación desencadenante, aunque en realidad el detonante es la sensación de estar al límite de las fuerzas y no poder gestionar más lo que nos ocurre y los síntomas son muy intensos pero acotados en el tiempo.

¿Cuáles son los síntomas de una crisis de angustia?

Cuando sufrimos un trastorno de angustia y sufrimos una crisis de ansiedad podemos sufrir algunos de estos síntomas:

¿Qué causa las crisis de angustia?

En sentido general, cualquier situación que sobrepase nuestros recursos psicológicos de afrontamiento puede generar una crisis de angustia, desde la muerte de un ser querido hasta una enfermedad, la pérdida del empleo o un proyecto de vida muy importante que nos genere estrés. Estas situaciones son aún más difíciles de gestionar cuando ya estamos atravesando por un periodo difícil o tenemos una propensión a la ansiedad. 

Por otra parte, cuando sufrimos una crisis de angustia, luego comenzamos a preocuparnos porque pueda suceder de nuevo, lo cual se conoce como ansiedad anticipatoria. Esa preocupación hará que adoptemos una conducta hípervigilante, de manera que terminamos malinterpretando el menor síntoma, lo cual aumenta aún más la ansiedad y angustia. Así se cierra un círculo vicioso del que es muy difícil salir sin la ayuda de un psicólogo. 

Se estima que el 75% de las personas que sufre una crisis de angustia volverá a atravesar una situación similar.

En algunos casos la angustia también puede ser un comportamiento aprendido que sienta sus bases en una conducta de evitación. En práctica, lo que sucede es que generalizamos la respuesta de angustia a diferentes situaciones, de manera que respondemos con aprensión y de manera exagerada.

Caption

 

Las consecuencias de la angustia

Quienes caen en las garras de la angustia son más propensos a padecer trastornos de ansiedad como la agorafobia, la tanatofobia (miedo a la muerte) o el miedo a la locura. A menudo estas personas sienten que el control se les escapa, por lo que terminan a merced de la ansiedad anticipatoria. 

También es común que sufran depresión ya que pueden perder el sentido de la vida y la motivación para emprender nuevos proyectos, lo cual puede dar pie a ideas suicidas. Otras personas pueden recurrir a las drogas o el alcohol para intentar mitigar los efectos de esa angustia existencial. En otros casos pueden aparecer trastornos de la conducta alimentaria como la bulimia ya que se busca refugio emocional en la comida.

Cómo quitar la angustia con nuestro tratamiento de las crisis de angustia y la ansiedad

En El Prado Psicólogos sabemos que muchas de las personas que experimentan crisis de angustia o sufren angustia y ansiedad a menudo no pueden señalar la causa específica que genera ese malestar. Por eso, tanto si tu angustia es continua, como si sufres crisis de angustia te ayudamos a  encontrar el orígen de tu malestar y a liberarte de él. Para ello utilizamos técnicas como la hipnosis clínica, que nos permiten acceder al inconsciente y comprender de dónde proviene esa sensación de inquietud y desasosiego.

Si en la base de esa angustia se encuentran algunas experiencias traumáticas, te ayudaremos a superarlas rápidamente recurriendo a técnicas como EMDR y EFT, las cuales liberan las emociones negativas vinculadas a esos sucesos, de manera que pierdan su impacto y puedas procesarlas para que dejen de dañarte. 

Complementamos este trabajo a nivel profundo con técnicas cognitivas que te ayudarán a reestructurar los pensamientos desadaptativos que pueden estar alimentando la ansiedad, el miedo y la angustia. De hecho, hemos constatado que muchas personas se quedan atrapadas en la angustia precisamente porque no logran cambiar sus esquemas cognitivos. 

También te enseñaremos diferentes técnicas de respiración, relajación, mindfulness, visualización y focalización atencional, para que logres controlar los síntomas más molestos de la angustia. 

Además, si lo necesitas, ponemos a tu disposición el servicio de psiquiatría. En algunos casos la medicación permite avanzar más rápido en la terapia, aliviando los síntomas que más malestar te generan. Nuestro psiquiatra te recetará la dosis mínima adecuada para ti y llevará un control mensual para ajustarla según vayas progresando.

Si quieres saber cómo controlar una crisis de angustia consulta nuestro artículo "Cómo controlar la ansiedad ante un ataque de pánico".

¿Qué lograrás con nuestra terapia para superar la angustia?

¿Qué nos diferencia?

Te puede interesar:

 

Manuel E. Gomez MANUEL Psicólogo, hipnoterapeuta y terapeuta EMDR.
María Jiménez MARÍA Psicóloga, sexóloga, terapeuta EMDR e hipnoterapeuta.
Carlos Sánchez CARLOS Psicólogo e Hipnoterapeuta
Mónica Jiménez MÓNICA Psicóloga, hipnoterapeuta y formadora
Rosa Castillo ROSA Psicóloga y terapeuta EMDR
Maider Rández MAIDER Psicóloga, terapeuta EMDR, hipnoterapeuta y formadora
Silvia Gimeno SILVIA Psicóloga
Syra Balanzat SYRA Psicóloga y terapeuta EMDR
Lara García LARA Psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja
Diego Albarracín DIEGO Psicólogo y mediador
Rebeca Quevedo REBECA Psicóloga, terapeuta EMDR y coach
Elisa García ELISA Psicóloga y terapeuta EMDR
Andrea Vega Seoánez ANDREA Psicóloga y terapeuta EMDR
Beatriz Gil BEATRIZ Psicóloga, terapeuta EMDR
Patricia Rosillo PATRICIA Psicóloga y coach
Leticia Doñagueda psicologa Madrid LETICIA Psicóloga, sexóloga y terapeuta EMDR
Ainara Frade AINARA Psicóloga Especialista en Psicología Clínica

Solicita una entrevista informativa gratuita

Recibe la ayuda experta que necesitas. Pide tu primera entrevista gratuita, sin coste y sin compromiso y conoce cómo trabajamos personalmente. Rellena el siguiente formulario o llama al 91 429 9313. Te esperamos.

Tus datos personales están seguros con nosotros, nunca serán cedidos a terceros