El vaginismo y su solución

El vaginismo es un problema que afecta a un porcentaje de entre el 2 y el 5% de las mujeres. Si experimentas dolor en el momento de la penetración o esta es imposible porque sientes la “vagina cerrada”, es probable que también tú sufras vaginismo.

causas del vaginismo

Afortunadamente, este problema tiene solución. De hecho, se estima que entre el 90 y el 95% de los casos que buscan ayuda especializada logran mantener una relación sexual más placentera. En El Prado Psicólogos podemos ayudarte, solo tienes que dar el primer paso.

¿Qué es el vaginismo?

La principal característica del vaginismo es la contracción involuntaria, de forma persistente o recurrente, de la abertura vaginal, lo cual impide la penetración. Ese espasmo vaginal no está relacionado con el grado de excitación que puedes experimentar, sino que se produce como una respuesta inconsciente ante el intento de penetración.

 Existen dos tipos de vaginismo:

  • Vaginismo primario. Nunca has podido realizar el acto sexual. Es un tipo de vaginismo que se suele diagnosticar en los primeros intentos de mantener relaciones sexuales o durante el primer examen ginecológico.
  • Vaginismo secundario. Se trata de un problema puntual debido a alguna causa concreta pues hasta ahora, habías podido realizar el coito con normalidad.

El 90% de las mujeres que sufre este problema sufre vaginismo primario.

Causas del vaginismo

El vaginismo, al igual que la mayoría de los trastornos sexuales, puede tener causas orgánicas y/o psicológicas.

tratamiento-vaginismo

  • Causas orgánicas.Tras un examen ginecológico, se puede detectar alguna cicatriz en la entrada de la vagina, la cual puede deberse a un aborto o una violación, por ejemplo. En otros casos el problema se debe a una insuficiencia hormonal y la ausencia de estrógenos, un problema más común en la menopausia, lo que se conoce como vaginitis atrófica. La irritación de la vagina causada por infecciones, las alergias, la masturbación brusca o incluso un tumor pueden ser otras causas del vaginismo.

    Aunque muchas mujeres creen erróneamente que el problema se debe a tener una vagina pequeña o una vagina estrecha, el tamaño de la vagina no supone un problema para disfrutar de relaciones sexuales satisfactorias (salvo que haya una anomalía anatómica).

  • Causas psicológicas.Algunas mujeres con vaginismo experimentan un sentimiento de culpabilidad en sus relaciones sexuales debido a que han recibido una educación demasiado puritana y rígida. Este problema también puede tener su origen en traumas infantiles, como el haber sufrido abusos sexuales, que han dejado secuelas psíquicas, así como en experiencias sexuales incómodas o insatisfactorias que han generado una sensación de frustración. Además, muchos de los temores que experimentan las mujeres, como el miedo a quedarse embarazada, se somatizan en el área genital, provocando una rigidez de los músculos vaginales, una actitud defensiva que dificulta o imposibilita la penetración.

Sin embargo, el principal problema del vaginismo es que muchas mujeres tardan demasiado en pedir ayuda, por lo que se instauran asociaciones negativas relacionadas con el acto sexual. De hecho, en estos casos se crea un círculo vicioso del cual resulta prácticamente imposible salir sin ayuda. Después de todo, no podemos olvidar que una disfunción del suelo pélvico no es una condición meramente mecánica, sino que a menudo es la expresión física de un estado emocional.

Cuando la mujer experimenta dolor durante la relación sexual, asociará el coito con algo negativo y esa presión terminará influyendo en el deseo, la excitación y los correspondientes cambios fisiológicos que ocurren durante estas etapas. Así, un estado de ansiedad y temor puede afectar la lubricación de la vagina, por lo que la penetración será más difícil, haciendo que la mujer experimente molestias.

Cuando esta situación se repite en varias ocasiones, sobre todo si el dolor es intenso, la mujer empieza a anticipar lo que sucederá, se angustiará, le resultará imposible relajarse y experimentará un bloqueo que impedirá la penetración, como si tuviera la vagina cerrada. Este es el mecanismo a través del cual se instaura y cronifica el vaginismo.

 Consecuencias del vaginismo

Algunas mujeres con vaginismo pueden tener una vida sexual bastante satisfactoria ya que alcanzan el orgasmo a través de otras formas de estimulación. Sin embargo, en el fondo suelen sentir que su vida sexual es incompleta.

Como resultado de esa frustración sexual aparecen problemas en la relación de pareja, sobre todo cuando esta es del sexo contrario ya que en los casos de vaginismo más graves es imposible mantener relaciones sexuales con penetración.

A nivel emocional, la mujer puede sentir que algo anda mal en ella y que será incapaz de satisfacer a su pareja y encontrar placer, por lo que su autoestima se derrumba. En muchos casos ese miedo al coito provoca una pérdida del deseo e incluso puede llegar a desarrollarse una fobia sexual que la aleje física y emocionalmente de su pareja.

El hombre también sufre este problema e incluso puede llegar a sentirse culpable ya que, en vez de dar placer a su pareja, le provoca dolor. Cuando esta situación se mantiene a lo largo del tiempo y ninguno de los dos busca solución, aparecen diferentes conflictos que pueden provocar la ruptura de la relación de pareja.

 Tratamiento para el vaginismo

Hay solución para el vaginismo. En nuestro centro de psicología, encontrarás las respuestas y la terapia sexológica más adecuada. Puedes pedir ahora mismo una entrevista informativa, aclararemos tus dudas y te explicaremos cómo trabajamos.

consecuencias vaginismo

En El Prado Psicólogos asumimos un compromiso contigo: te ayudaremos a superar el vaginismo. En sentido general, nuestra terapia está dirigida a detectar las razones inconscientes por las que se produce la contracción involuntaria de los músculos vaginales. Trabajaremos con el miedo a la penetración, con las creencias erróneas que están sustentando ese miedo, así como el sentimiento de culpa y la frustración que puedes estar experimentando. Para lograrlo, utilizamos diferentes métodos y técnicas cuya eficacia ha sido comprobada científicamente y en la práctica, día tras día. 

  • Psicoterapia individual o de pareja. A través de la terapia individual detectaremos las creencias y los conflictos que están en la base del vaginismo. No obstante, si es necesario, también recurriremos a la terapia de pareja, la cual os servirá para consolidar aún más vuestra relación.
  • Ejercicios de terapia sexual. Te enseñaremos algunos ejercicios que te servirán para conocer mejor tu respuesta sexual, lograr un control voluntario de los músculos vaginales y aumentar la dilatación vaginal.
  • Hipnosis. Mediante la hipnosis inducimos un estado de relajación que nos permite descubrir las causas inconscientes del vaginismo. Además, en el estado de hipnosis, nuestro inconsciente está receptivo a nuevas ideas y aprendizajes. Aprovechamos ese estado de profunda relajación para enviar mensajes positivos a tu inconsciente, para que la parte de ti que produce la contracción involuntaria de tu vagina aprenda a relajarse.
  • E.M.D.R. Se trata de una técnica muy poderosa a través de la cual podemos reprocesar esas experiencias emocionales negativas vinculadas con experiencias sexuales insatisfactorias que pueden haberse quedado grabadas en tu cerebro y que te impiden disfrutar plenamente del coito.

¿Cuáles son los beneficios que conseguirás con el tratamiento para el vaginismo? 

  • Disminuir la ansiedad en tus relaciones sexuales.
  • Lograr una mayor compenetración con tu pareja.
  • Experimentar más comodidad y satisfacción durante el coito.
  • Lograr que la penetración sea placentera.
  • Desarrollar una mayor seguridad en tus relaciones sexuales
  • Conocer mejor tu cuerpo y tu respuesta sexual.

¿Por qué somos diferentes? 

  • Brindamos una terapia breve y eficaz. Somos conscientes de que quieres solucionar tu problema de vaginismo cuanto antes, por eso aplicamos una psicoterapia profunda y breve que te permitirá notar rápidamente los avances.
  • Asumimos una perspectiva individual. Contamos con diferentes técnicas innovadoras que adaptamos a tus necesidades y características, para que te sientas cómoda a lo largo de todo el tratamiento.
  • Tenemos una gran experiencia. Nuestro equipo de psicólogos y sexólogos cuenta con una formación profesional y una vasta experiencia en el tratamiento de diferentes trastornos sexuales, incluyendo el vaginismo. Con nosotros estarás en buenas manos.
  • Trabajamos con un enfoque multidisciplinar. En muchas ocasiones el vaginismo viene acompañado de otros trastornos, como la depresión o la ansiedad. Si ese es tu caso y necesitas una ayuda adicional a la psicoterapia, también ponemos a tu disposición nuestro departamento de psiquiatría.

Tarifas

Si lo deseas podemos realizar una primera entrevista informativa gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

En el tratamiento de las parafilias el precio de cada consulta psicológica es de 80 euros, aunque también te ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 345 euros (69 euros por sesión).

Profesionales del vaginismo

En el Prado Psicólogos, somos profesionales apasionados por nuestro trabajo. Nuestra vocación por la psicología y el trato humano nos obligan a estar en constante actualización, haciendo por ello uso de las metodologías más vanguardistas.

Conoce a los profesionales que están a tu disposición para ayudarte con tus problemas sexuales. Tienen una amplia experiencia en el tratamiento del vaginismo.

Solicita una entrevista psicológica gratuita con uno de nuestros psicólogos

Recibe la ayuda experta que necesitas para el vaginismo. Conócenos hoy. Pide tu primera entrevista gratuita, sin coste y sin compromiso. Rellena el siguiente formulario o llama al 91 429 9313. Te esperamos.

Nombre *

Email *

Ciudad

Teléfono

Tus datos personales están seguros con nosotros, nunca serán cedidos a terceros.

Mensaje

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(13 votos, promedio: 4,62 de 5)
Cargando…
El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.