Blog de Psicología

Blog de psicologia
Blog de psicología

Psicología y Felicidad va dirigido a todos aquellos que prefieren crecer a envejecer.
Un blog práctico donde quiero ofrecerte información, recursos y estrategias para ser más feliz,
que al final es de lo que se trata ¿no?

La adaptación hedonista: Un arma de doble filo

Para designar nuestra capacidad de adaptación, en los últimos años se ha puesto de moda el concepto de adaptación hedonista. Cuando se trata de un evento negativo, como la pérdida de una persona querida, la imposibilidad de alcanzar una meta o una agresión, la adaptación nos permite seguir adelante con nuestras vidas puesto que nos ayuda a recuperarnos del impacto emocional. En este sentido, nuestra capacidad para adaptarnos es una bendición, pero no siempre es así.

Adaptación hedonista

Los peligros que implica acostumbrarnos a lo bueno

La adaptación hedonista hace referencia a nuestra capacidad para acostumbrarnos a las situaciones positivas. De hecho, es un fenómeno que se aprecia con frecuencia en la relación de pareja. Después del matrimonio, la persona no se siente tan feliz como antes y piensa que le falta algo. Es lo mismo que ocurre cuando compramos una casa o un coche. Durante los primeros días somos muy felices por la adquisición pero poco a poco, en la misma medida en que va pasando el tiempo, nos acostumbramos y la compra en cuestión deja de ser tan gratificante.

Como podrás suponer, en estos casos la adaptación hedonista es un arma de doble filo porque si no nos damos cuenta de que lo que ha cambiado es nuestra percepción, corremos el riesgo de tomar decisiones precipitadas que a la larga nos harán infelices. Lo más usual es que pongamos en duda la decisión que habíamos tomado, comencemos a sentirnos culpables y nos deprimamos.

¿Por qué nos ocurre esto?

En segundo lugar, incluso si los eventos positivos continuasen repitiéndose, los veríamos como algo “normal” porque estos pierden el encanto de la novedad. Por tanto, las emociones que despiertan en nosotros son menos intensas, más apagadas.

¿Cuál es la solución?

Aunque es prácticamente imposible evitar la adaptación hedonista porque es un proceso que se activa de manera automática, sí podemos sortear los riesgos que implica y, de cierta manera, detener su avance. La filosofía estoica nos regala un truco excelente: dedica algunos minutos a reflexionar sobre cómo sería tu vida si perdieses las cosas que tienes. Pensar en la pérdida de algo que queremos pero que damos por sentado nos ayuda a aumentar el valor de esa posesión o persona y eso nos hará más felices.

mujer adaptación edonista

Por otra parte, es imprescindible que apostemos por el cambio. A menudo una misma actividad se puede realizar de maneras diferentes pero debido a la costumbre, asumimos un solo camino, una vía que nos conduce a la rutina y mata la emoción. Por tanto, una de las claves de la felicidad radica en cambiar y probar experiencias diferentes.

Acepto la política de privacidad

Publicado en las categorías Psicología de adultos

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(31 votos, promedio: 4,84 de 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =

El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.