Ortorexia: Cuando comer bien hace mal

La ortorexia nerviosa es uno de los trastornos alimentarios menos conocidos pero que más terreno está ganando. De hecho, un estudio realizado recientemente en la Universidad de Pisa descubrió que el 57.6% de los jóvenes podría considerarse en situación de riesgo para desarrollar este trastorno. Y es que todo comienza con el inocente deseo de seguir una dieta saludable, pero en cierto punto del camino la comida sana se convierte en una obsesión y el bienestar físico y psicológico peligran.

Ortorexia

El término “ortorexia nerviosa” surgió en 1997, cuando Steven Bratman, un especialista en medicina alternativa, se dio cuenta de que se había obsesionado con la alimentación saludable y comenzó a investigar este fenómeno. Entonces definió la ortorexia como “una fijación con la comida sana”. En un primer momento pensó que estas personas estaban más preocupadas por la calidad de los alimentos que por su cantidad, pero más tarde, profundizando en los casos, pudo apreciar que no siempre era así.

Las personas que sufren ortorexia se caracterizan por estar obsesionadas con la comida saludable, lo cual les lleva a evitar todos aquellos alimentos que consideren poco sanos. Esta preocupación por la comida es excesiva y les conduce a desarrollar patrones de alimentación inflexibles que van más allá de una simple preocupación por comer de forma saludable. A diferencia de la anorexia, las personas que sufren ortorexia no están preocupadas por perder peso o por su imagen corporal, sino tan solo por comer de la manera “adecuada”.

Síntomas de la ortorexia

Los principales síntomas de la ortorexia son:

  • Preocupación excesiva por la alimentación. La persona muestra una ansiedad excesiva, que es resultado de sus preocupaciones recurrentes sobre la calidad y la cantidad de comida que ingiere a diario. También le preocupa mucho perder el control, lo cual genera una angustia adicional.
  • Dieta restrictiva y desequilibrada. La persona con ortorexia en realidad no sigue una dieta sana, sino que elimina muchos alimentos porque considera que no son saludables, como resultado, su dieta es muy restrictiva y desequilibrada.
  • Rituales alimenticios. A menudo esta persona desarrolla rituales relacionados con la preparación de la comida. Estos rituales no tienen ningún valor práctico pero ocupan cada vez más tiempo e incluso pueden afectar la calidad nutricional de los alimentos.
  • Sentimientos de culpabilidad. Cuando la persona quebranta las reglas alimenticiasque se ha impuesto, suele experimentar una fuerte sensación de culpa que en muchos casos le lleva a autocastigarse, lo hace restringiendo aún más el abanico de alimentos que puede comer o haciendo ejercicios hasta la extenuación

Síntomas de la ortorexia

  • Miedos irracionales. La persona que sufre de ortorexia nerviosa a menudo desarrolla temores irracionales vinculados con los efectos de la alimentación. Por ejemplo, puede temer que los alimentos ricos en grasas le maten o que las comidas con azúcar le hagan engordar excesivamente.
  • Pérdida de intereses. Cuando la persona cae en las garras de la ortorexia, su abanico de intereses se restringe considerablemente. Para ella cada día es simplemente una oportunidad para comer “bien”. Poco a poco va perdiendo sus intereses y se focaliza exclusivamente en la alimentación dejando de lado otras actividades y motivaciones.

Consecuencias de la ortorexia. ¿Hay algo de malo en apostar por la alimentación saludable?

En realidad, no hay nada malo en preocuparse por mantener una dieta sana, a menos que esto se convierta en una obsesión y se erija como una barrera para las relaciones interpersonales y para nuestro propio bienestar. De hecho, la ortorexia tiene múltiples consecuencias negativas, tanto en el plano físico como emocional y social.

  • Daños físicos. A menudo las personas que padecen este trastorno alimentario van reduciendo cada vez más los alimentos que forman parte de su dieta porque consideran que no son saludables o que son “impuros”. Como resultado, suelen limitarse a consumir solo determinados grupos de alimentos y siguen una dieta desequilibrada que da lugar a deficiencias nutricionales que, si se mantienen durante mucho tiempo, pueden provocar enfermedades mucho más serias a largo plazo.
  • Problemas psicológicos. Las personas con ortorexia pueden parecer felices, pero en realidad están sometidas a una gran presión, ya que se obligan a seguir las rígidas reglas alimentarias que se han impuesto. Para ello, deben ejercer continuamente un gran autocontrol, lo cual puede llegar a ser extremadamente agotador. Ese estado suele generar, primero, irritabilidad y más tarde, trastornos como la ansiedad o la depresión. Por otra parte, su autoestima está directamente vinculada al cumplimiento/incumplimiento de las reglas. Cuando la persona sigue a rajatabla sus normas suele sentirse superior a los demás, cuando se deja vencer por la tentación su autoestima se desmorona.
  • Aislamiento social. Como resultado de su estilo de vida, las personas con ortorexia suelen aislarse de los demás. Es usual que declinen invitaciones porque no pueden comer determinados alimentos o que los lleven directamente de casa e intenten hacer que los otros también los coman, lo cual, unido a su actitud de superioridad, puede dar pie a discusiones. A esto se le suma el hecho de que pasan gran parte de su tiempo planificando, comprando y preparando los alimentos, por lo que cada vez tienen menos puntos de contacto con las personas a su alrededor.

¿Quiénes son más propensos a desarrollar la ortorexia nerviosa?

La ortorexia nerviosa, como todos los trastornos de la conducta alimentaria, es un problema multideterminado en el que se conjugan diferentes factores. Como se trata de un trastorno reciente, no existen estudios epidemiológicos concluyentes, pero se ha podido apreciar que las personas con una tendencia perfeccionista y que ya tienen rasgos obsesivos son más propensas a desarrollar este problema. También se conoce que es bastante habitual entre las personas que están obligadas a mantener su peso corporal bajo control y a comer de manera saludable, como los deportistas, entre los que también es más frecuente la vigorexia.

Ortorexia nerviosaUn estudio neuropsicológico desveló que la ortorexia está vinculada a la falta de control ejecutivo. Según estos investigadores, las personas más vulnerables a desarrollar este tipo de trastorno alimentario son aquellas menos flexibles a la hora de solucionar problemas, que tienen dificultades para tomar decisiones y que se focalizan excesivamente en sí mismas, olvidándose de su entorno.

El grado de sugestionabilidad también es un factor importante para la aparición de la ortorexia nerviosa, ya que no podemos olvidar que en los últimos años la sociedad parece haberse obsesionado con las dietas y la comida sana. Los medios de comunicación indican constantemente los beneficios de apostar por una alimentación saludable y resaltan los riesgos de determinados alimentos. Como la obesidad se ha convertido en algo que debemos evitar a toda costa, han proliferado numerosas dietas que eliminan grupos enteros de alimentos y que fomentan hábitos alimentarios inadecuados.

Ese bombardeo constante de información puede hacer que las personas altamente sugestionables terminen manifestando una ortorexia nerviosa. De hecho, las personas que desarrollan este trastorno alimentario casi siempre comienzan con el objetivo de seguir una dieta sana, hasta que la obsesión planta bandera.

¿Cómo saber si padezco ortorexia?

Detectar la ortorexia en sus primeras fases es difícil ya que la línea entre la preocupación saludable y la obsesión es muy fina. La sociedad nos empuja a comer de manera más saludable y a veces hasta las personas que nos rodean nos halagan por ello y resaltan nuestro férreo autocontrol. Esto hace que sea complicado darse cuenta de que existe un problema. No obstante, estas preguntas te ayudarán a determinar si puedes estar sufriendo este trastorno de la conducta alimentaria:

  • ¿Te preocupas excesivamente por la comida y su calidad?
  • ¿En los últimos meses has eliminado muchos alimentos “poco saludables” de tu dieta?
  • ¿Tu dieta es muy restrictiva e incluye solo unos pocos alimentos?
  • ¿Te preocupa mucho seguir una dieta “virtuosa”?
  • ¿Tu dieta a menudo afecta tu calidad de vida?
  • ¿Juzgas y criticas a los demás por lo que comen?
  • ¿Te sientes solo/a por tus hábitos alimentarios?
  • ¿Experimentas una fuerte sensación de culpa cuando te dejas vencer por la tentación?

Si has respondido afirmativamente a muchas de estas preguntas, es probable que estés a las puertas de la ortorexia. En El Prado Psicólogos podemos ayudarte, te brindamos diferentes herramientas para que puedas manejar la obsesión por la comida sana y puedas seguir una dieta realmente equilibrada y saludable que te haga sentir mejor contigo mismo/a.

¿Necesitas más información? ¿Más preguntas? ¿Quieres ampliar detalles sobre como podemos ayudarte?

Sólo tienes que llamarnos al 91 429 9313 y solicitar tu primera entrevista gratuita.

Tarifas

Si lo deseas podemos realizar una primera entrevista informativa gratuita en la que valoraremos tu caso y te indicaremos cual es el tratamiento más adecuado para ti.

El precio de cada consulta psicológica es de 80 euros. Ofrecemos un bono descuento de 5 sesiones por 345 euros (69 euros por sesión).

En las consultas trabajaremos con hipnosis, y otras técnicas como EMDR o EFT, que nos ayudarán a ser más eficaces y lograr cambios profundos en tu relación con la alimentación.

Profesionales especializados en ortorexia

En el Prado Psicólogos, obtendrás confidencialidad absoluta. Somos psicólogos colegiados con amplia formación y experiencia en ayudar a personas como tú.Los siguientes profesionales están a tu disposición para ayudarte con tu problema:

Contacta con El Prado Psicólogos

Si quieres saber cómo podemos ayudarte, pide tu primera entrevista gratuita, sin coste y sin compromiso. Rellena el siguiente formulario o llama al 91 429 9313. Te esperamos.

Nombre *

Email *

Ciudad

Teléfono

Tus datos personales están seguros con nosotros, nunca serán cedidos a terceros.

Mensaje

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…
El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.