Terapia de grupo: Qué es y qué te puede aportar

La terapia de grupo no es una técnica nueva en la Psicología. A inicios del siglo XX algunos médicos, como Joseph Pratt y Edward W. Lazell, organizaban grupos de apoyo para sus pacientes y notaron que obtenían buenos resultados.

terapia de grupoMás tarde, en 1944, el psicólogo Kurt Lewin comenzó a trabajar el concepto de “dinámica de grupos” e hizo referencia por primera vez al grupo como un conjunto de personas independientes que, aún así, forman un todo que es mucho más que la suma de las partes.

No obstante, fue en 1931 cuando la terapia grupal irrumpió con fuerza en la práctica clínica. Ese paso adelante se debe al psiquiatra Jacob Levy Moreno, que introdujo el término “psicoterapia de grupos” y contribuyó a la difusión de esta forma de trabajo, primero en Estados Unidos y luego al resto del mundo.

En la actualidad, la terapia de grupo es una herramienta consolidada en el ámbito de la Psicología y la Psiquiatría. Sus beneficios han sido ampliamente documentados en la literatura científica y su eficacia para abordar diferentes problemas y trastornos está comprobada.

Qué es la terapia de grupo

La terapia grupal se focaliza en las interacciones que se producen en el grupo, el cual se convierte en un espacio para ventilar los problemas de cada uno de los miembros y hallar solución a los mismos. Al igual que la psicoterapia individual, este método de trabajo está dirigido a ayudar a las personas a resolver sus conflictos, reencontrar el equilibrio emocional, estimular su crecimiento personal, potenciar sus habilidades sociales y dotarlas de las herramientas de afrontamiento que necesitan.

El objetivo esencial es que el grupo sea el instrumento que potencie el cambio deseado. La terapia de grupo es tan eficaz porque las personas sienten que no están solas con su problema, se rompe el aislamiento al que muchos se habían sometido. Por otra parte, la posibilidad de compartir sus emociones y pensamientos sin miedo a la crítica fomenta un elevado nivel de cohesión grupal que conduce a cambios psicológicos más estables a lo largo del tiempo.

Quién puede beneficiarse de una terapia de grupo

La terapia grupal puede ser muy útil para tratar la mayoría de los problemas o trastornos psicológicos, ya sea como elemento terapéutico aislado o como complemento a la psicoterapia individual, aunque está más difundida en situaciones como:

  • Trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad
  • Estrés postraumático
  • Situaciones de duelo por la pérdida de un ser querido o tras una ruptura sentimental
  • Adicciones
  • Trastornos de personalidad
  • Timidez y fobia social
  • Trastornos de la alimentación, como la anorexia y la bulimia
  • Enfermedades crónicas o de carácter grave
  • Problemas de autoestima o inseguridad
  • Dependencia emocional
  • Relaciones conflictivas

¿La terapia de grupo es para mí?

Al principio, algunas personas son reacias a involucrarse en una terapia de grupo. Por su mente rondan muchas preguntas: ¿Tendré espacio suficiente para hablar de mis problemas? ¿Los otros me escucharán? ¿Qué sucede si los miembros del grupo no me resultan simpáticos? ¿Me sentiré incómodo/a hablando de mis problemas íntimos delante de extraños?

Es perfectamente comprensible que tengas estas dudas, ya que integrarse en un grupo también implica involucrarse emocionalmente con otras personas, desvelar tu identidad y descubrir la suya. Sin embargo, piensa que todos vivimos en grupos y que las experiencias de los demás pueden resultar muy valiosas, al igual que tus vivencias pueden ayudar a los demás.

Con la terapia de grupo, poco a poco irás ganando confianza y podrás hablar abiertamente de tus problemas en un ambiente de apoyo y comprensión que te aliviará. Se trata de un espacio privado y confidencial donde los demás te escucharán y tú podrás escucharles.

La mayoría de las personas que han participado en una terapia de grupo corroboran que ha sido una experiencia positiva y enriquecedora.

Cómo se desarrolla

Nuestros grupos terapéuticos son reducidos, conformados normalmente por hombres y mujeres de diferentes edades.

Las sesiones tienen lugar cada 15 días y una duración de dos horas.

Hay dos grupos: 

  • Jueves alternos de 19:15 a 20:45 
  • Viernes alternos de 19:00 a 21:00

El grupo es guiado por el psicoterapeuta, que asume el rol de moderador para lograr que se aborden las diferentes problemáticas y que las personas no se alejen demasiado del objetivo. No obstante, los temas de debate no siempre son propuestos por el psicólogo, a veces surgen espontáneamente durante la sesión.

El terapeuta también propone dinámicas de grupo y ejercicios vivenciales para facilitar el “darse cuenta”, la introspección y el autoconocimiento de uno mismo.

En cada sesión las personas interactúan, dan y reciben retroalimentación. Cada cual comparte los temas personales que le preocupan. El resto de las personas le escucha y después pueden decir lo que piensan o sienten al respecto. De esta forma, cada miembro del grupo se siente apoyado y, a la vez, escucha críticas constructivas que pueden promover la reflexión y el cambio.

¿Qué conseguirás a través de nuestra terapia grupal?

Con la terapia de grupo que desarrollamos en El Prado Psicólogos podrás:

  • Darte cuenta de tus emociones, conflictos, sentimientos, motivaciones, conductas y relaciones.
  • Entender tu comportamiento en las dinámicas relacionales en los que te mueves en tu vida cotidiana.
  • Mejorar tu comprensión de los entornos sociales, apreciando otros puntos de vista o analizando el impacto de tus comportamientos en los diferentes contextos.
  • Descubrir tu potencial y la capacidad para desarrollar nuevas respuestas y comportamientos.
  • Conocerte mejor a ti mismo/a.
  • Ampliar tu red de apoyo social.
  • Reforzar tu autoestima.

¿Cuáles son los requisitos para participar en un grupo terapéutico?

El psicólogo analiza las características de cada persona y sus metas terapéuticas, para valorar si la terapia de grupo puede resultar conveniente y provechosa. De hecho, en algunos casos la terapia de grupo solo es recomendable después de que la persona ha pasado por una terapia individual y está preparada para relacionarse con los demás miembros del grupo.

No obstante, entre los requisitos más comunes para participar en una terapia grupal se encuentran:

  • Capacidad para realizar tareas en grupo.
  • Motivación por participar en la terapia grupal.
  • Compatibilidad entre los problemas de la persona y los objetivos terapéuticos del grupo.
  • Compromiso de asistencia a las sesiones y puntualidad.
  • Confidencialidad, la persona debe comprometerse a no contar lo que escuche en las sesiones.
  • Actitud respetuosa, en la que no tengan cabida las críticas negativas, el sarcasmo y la humillación.

Lo usual es que el psicólogo intente equilibrar el grupo, de forma tal que se inserten personas con diferentes problemas y distintos grados de habilidad social, pero a la vez, debe lograr que nadie se sienta solo o excluido.

Ventajas de la psicoterapia de grupo

Gran parte de nuestra vida cotidiana se desarrolla en un entorno grupal. De hecho, nuestra personalidad está moldeada por la influencia que ejerce, primero el entorno familiar, y más tarde los grupos sociales en los cuales nos insertamos. Muchos de los conflictos que vivimos también provienen de las relaciones interpersonales, por lo que, de una forma u otra, el grupo siempre está presente en nuestra vida. Por eso, también se puede utilizar como un agente facilitador del cambio, un espacio controlado que nos permita observarnos y analizarnos mientras estamos en contacto con los demás.

Desde esta perspectiva, las ventajas de la terapia grupal son muchas:

  • Le permite al terapeuta realizar un diagnóstico más profundo, ya que la persona recrea sus dificultades en la interacción, exponiendo sus patrones de comportamiento y formas de pensar.
  • Confronta a la persona con los problemas que antes era incapaz de reconocer y, al revelarlos, se quita un peso de encima sintiéndose más aliviada.
  • La persona acepta con mayor facilidad sus reacciones, ya que las observaciones provienen del grupo, no de una figura de autoridad como la que representa el terapeuta.
  • Es más fácil afrontar el problema, ya que la persona encuentra apoyo y comprensión en el grupo e incluso puede llegar a identificarse con algunos miembros.
  • Le permite poner sus dificultades en perspectiva al compararlas con los problemas que afrontan los demás y darse cuenta de que no es la única persona que sufre en el mundo.
  • La persona aprende modelos de comportamientos alternativos y más asertivos, que son motivados por el propio grupo.
  • Ofrece apoyo social y una oportunidad para relacionarse con otros de manera profunda. Se ha comprobado que el apoyo social es fundamental para nuestro bienestar psicológico y emocional.

Además, otra ventaja de la terapia de grupo es que es menos costosa económicamente que una terapia individual. Para muchas personas con dificultades económicas una terapia de grupo supone una alternativa económica a la terapia individual.

Ven a nuestra terapia de grupo y amplía tu visión de ti mismo/a y del mundo. Infórmate en el 91 429 93 13 o rellena el formulario de contacto.

Psicoterapeutas expertos en Terapia de Grupo

Jose de Sola y Marta Arroyo conducen los grupos terapéuticos de El Prado Psicólogos.

Contacta con nosotros

¿Deseas más información sobre nuestra terapia de grupo? Rellena el siguiente formulario o llama al 91 429 9313. Te esperamos.

Nombre *

Email *

Ciudad

Teléfono

Tus datos personales están seguros con nosotros, nunca serán cedidos a terceros.

Mensaje

¿Te ha parecido éste un buen artículo? Déjanos tu valoración:
(12 votos, promedio: 4,50 de 5)
Cargando…
El Prado Psicólogos en los medios de comunicación.